El Comercio

La Junta investigará si altos cargos políticos se 'saltaron' las listas de espera

  • La comisión parlamentaria sobre demoras sanitarias analizará documentos sobre dos casos de supuestos tratos de favor

¿Hubo altos cargos políticos que se 'saltaron' las listas de espera del Sespa para ser atendidos con mayor celeridad? Es lo que pedirá Podemos que se investigue en la comisión de la Junta -creada a principios de año a instancias de la formación morada, con el apoyo de Foro, PP y Ciudadanos, y los votos en contra del PSOE- tras haber recibido información sobre supuestos tratos de favor.

Según pudo saber EL COMERCIO, este grupo parlamentario tiene en su poder documentos que dan cuenta de que al menos dos políticos asturianos habrían pasado por delante de otros pacientes para ser intervenidos. La información sitúa ambos casos en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) durante la pasada legislatura.

Consultado sobre este asunto del que tuvo conocimiento este periódico, el presidente de la comisión, el diputado de Podemos Andrés Fernández Vilanova, confirmó tal extremo y avanzó que la Consejería de Sanidad debería colaborar para verificar la autenticidad de los indicios. Según los datos recabados, que podrían ser remitidos a la Fiscalía, los dirigentes supuestamente 'colados' en las listas de espera fueron operados en un tiempo mucho menor al que se enfrentan habitualmente otros pacientes. De ser cierta esta documentación, de ella se extraería que uno de estos altos cargos fue intervenido en mes y medio cuando otros enfermos con idéntica patología tuvieron que aguardar entre cuatro y seis meses.

«Citas en carpetas»

No es la primera vez que una denuncia de tal calibre llega a la comisión de la Junta, pero sí la primera que implica a altos cargos políticos. Al poco de iniciarse las sesiones de dicho organismo, el pasado 6 de julio, un facultativo de Cabueñes aseguró que se aplicaban técnicas de maquillaje sobre las demoras sanitarias y que esta forma de proceder era conocida por los responsables del sistema. Cristóbal de la Coba, adjunto al servicio de Digestivo del hospital gijonés, afirmó que «el enemigo de la sanidad pública es la gestión política». Llegó a señalar que la realidad de las listas de espera no se conocía, porque, según él, «se emplean técnicas de maquillaje y hay muchas citas que se meten en carpetas». Sus palabras cayeron como un tsunami en Sanidad, que inmediatamente ordenó la apertura de una auditoría. Sus conclusiones no fueron presentadas oficialmente, pero según pudo saber EL COMERCIO, el Servicio de Salud del Principado determinó que lo dicho por De la Coba «no respondía a una generalidad».

Días después, y tras una denuncia de Podemos, el Principado volvía a anunciar la apertura de otra investigación interna en un servicio hospitalario: Urología del HUCA. La formación morada entregó a la consejería documentación que indicaba que había plazos de atención que se prolongan por encima de los cuatro meses en operaciones de pacientes con cáncer. Esos datos llegaron a Podemos después de la comparecencia, el día 5 de julio, en el Parlamento regional del jefe de servicio de Urología, Ramón Abascal, que había situado en apenas quince días el tiempo de espera para casos de tumores. Tras su declaración, Podemos aseguró disponer de «nueva documentación» que contradecía «algunas de las afirmaciones dadas en la Junta. Hay indicios de que las esperas son mayores, sobre todo en tumores». La acusación obligó a Sanidad a abrir una investigación de carácter interno.

18.458 personas

Los supuestos casos de irregularidades y maquillaje en listas de espera del Sespa encontraron contestación por parte del consejero, Francisco del Busto, que negó tales hechos. Lo mismo hizo el gerente del Servicio de Salud, José Ramón Riera, que en una entrevista en EL COMERCIO indicó el pasado julio que en «las listas de espera puede haber algún error, pero nunca maquillaje».

Actualmente, los hospitales del Sespa tienen 18.458 personas en lista de espera para operarse. De ellas, es especialmente sensible la situación de 706 pacientes que llevan aguardando más de seis meses.