El Comercio

Juan José Fernández.
Juan José Fernández. / M. ROJAS

La suerte del 'Cuponazo' llega a Lada

  • «Los agraciados son jóvenes de entre 25 y 35 años y mayores de 65. Les han correspondido 25.000 euros a cada uno», afirma el vendedor

  • Juan José Fernández repartió en su localidad diez de los décimos premiados

Juan José Fernández va de alegría en alegría. El vendedor de cupones de la ONCE que el viernes repartió 9.575.000 euros con el número 98538 del sorteo del 'Cuponazo' ha dado suerte a sus paisanos. Este langreano de 46 años -que vende los billetes en la estación de autobuses de Alsa en Oviedo los lunes, y en Belmonte de Miranda y Pola de Somiedo los martes, miércoles, jueves y viernes- tiene por costumbre ir a su casa familiar los jueves. Allí deja varios cupones para el sorteo del viernes de la siguiente semana y esta vez no fue una excepción. Vecinos del barrio de Doní, en Lada, pero también de otras zonas de Langreo decidieron comprar un cupón de ese puñadín y les ha tocado.

Según los cálculos de Juan José Fernández, «hay nueve o diez», aunque confirmados, porque así se lo han transmitido también los propios agraciados, hay cuatro. «Lo supe el mismo día del sorteo -afirmaba ayer el vendedor-, pero hasta que ellos no me han dado permiso para decirlo he preferido no decirlo. Por eso -confesaba ayer-, me siento aliviado». Y si el sábado esperaba que estuviese muy repartido, «porque cada vez se incorporan más jóvenes», ayer pudo comprobar que, efectivamente, ha sido así. «Entre los premiados hay personas de entre 25 y 35 años y mayores de 65. Son padres de amigos, amigos de la infancia... Y están encantados. Los mayores, supongo, repartirán entre los hijos y los jóvenes no me han dicho nada especial». Entre los afortunados, una peluquera de La Felguera que le ha comprado a Juan José el boleto por primera vez. ¿

Sobre el propietario del billete agraciado con los 9 millones de euros, «hay muchos rumores. Unos dicen que está en Lada, otro que en Somiedo... No creo que lo vayamos a saber. Yo, al menos, prefiero no saberlo».