El Comercio

El Consejo Escolar pide al ministerio que paralice todas las reválidas

  • En el texto aprobado, se refleja que la comunidad educativa del Principado se ha venido oponiendo, de forma mayoritaria, a la LOMCE y, de manera especial, a las evaluaciones finales de etapa o reválidas

El Consejo Escolar del Principado de Asturias acordó ayer por 13 votos a favor y una abstención exigir la paralización de las reválidas previstas en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Se trata de una iniciativa presentada por el sindicato SUATEA y consensuada con el resto de miembros del Consejo Escolar, según informó la organización sindical.

En el texto aprobado, se refleja que la comunidad educativa del Principado se ha venido oponiendo, de forma mayoritaria, a la LOMCE y, de manera especial, a las evaluaciones finales de etapa o reválidas. También, a todos aquellos aspectos que implican una segregación temprana para el alumnado, como es la obligatoriedad de existir entre dos itinerarios diferentes en cuarto de Secundaria: la vía que lleva hacia el Bachillerato o la de FP, cuando esta decisión se tomaba un año después.

Tras recordar que recientemente el Congreso de los Diputados ha pedido la paralización del calendario de implantación de la LOMCE, el Consejo Escolar ha decidido solicitar también a la Consejería de Educación, el ministerio de Íñigo Méndez de Vigo y el Consejo Escolar del Estado que paralice las reválidas y resuelva el acceso a la Universidad para que se garanticen las condiciones de igualdad y seguridad jurídica. En este sentido, es partidario, como lo son los rectores, de mantener la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU).

Doble titulación

Otra de sus reclamaciones es que se elimine la doble titulación en la etapa obligatoria, y que se restablezca el título único de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria, para evitar la segregación del alumnado a edades tempranas, impidiendo a unos cursar bachillerato y a otros cursar formación profesional. Será el lunes de la próxima semana, día 28, cuando los consejeros se reúnan con el ministro para tratar de llegar a un acuerdo. Genaro Alonso comparte que las reválidas son «perversas y discriminatorias».