El Comercio

«La pintura, el quitamiedos y la falta de inversión mataron a 'Chinorris'»

vídeo

Motoristas de la región acudieron a Cabueñes a honrar al difunto José Julio Heres, 'Chinorris'. / P. UCHA

  • Los testigos lamentan el estado de la 'Y' en la bifurcación. «Fomento gasta de la forma más segura», sostiene la jefa provincial de Tráfico

El domingo cerca de las dos de la tarde José Julio Heres, 'Chinorris', experimentado motero de 65 años, perdió el control de su Honda Goldwing y se fue al suelo en la 'Y', poco antes de la bifurcación hacia Gijón y Avilés. Su acompañante, Marisa Solar, resultó herida en la caída. Él en cambio encontró la muerte contra el quitamiedos. Moteros de todo el país acudieron ayer al tanatorio de Cabueñes y despedirán al compañero en la celebración de la palabra, hoy a la una.

Las víctimas regresaban de una concentración en homenaje de las víctimas de tráfico e iban seguidos por varios sanitarios. Los testigos relatan que conducía a velocidad moderada, el firme drenaba mal y la lluvia había dejado agua embalsada. También que el hormigón acumula grietas e irregularidades, y que las marcas pintadas incrementan el deslizamiento de los vehículos de dos ruedas. Eso y que en toda la 'Y' no hay un solo metro de guardarraíl que lleve incorporados sistemas de protección de motoristas, esto es, la banda inferior que impide una fatal colisión contra el poste.

«La pintura, el quitamiedos y la falta de inversión es lo que le mataron», denuncia tras conversar con los testigos Gema Rodríguez, directora en Asturias de la fundación Avata, de ayuda a los accidentados. Rodríguez tenía en 'Chinorris' a uno de los motoristas «concienciados, de los prudentes y con pericia para evitar un obstáculo». Tras hablar con los testigos del siniestro, tiene claro que fue víctima «de una caída tonta que, con una gestión adecuada de la vía, no habría tenido consecuencias».

El ahorro de la conservación

«Llevamos años pidiendo en la 'Y' protección para motoristas, está estudiado que cada euro invertido en conservación ahorra 20 en costes sociales», señaló. No exagera. La Dirección General de Tráfico (DGT) maneja un baremo oficial que cifra en 1,4 millones el daño económico que genera a la sociedad cada muerto en carretera. El coste de adquisición de una valla nueva, según los ingenieros consultados, es de unos 30 euros por metro lineal, que aumenta en 15 más si lleva incorporada una bionda inferior de protección.

«Hay un tema que son los presupuestos y el dinero público; Fomento intenta gastar de la forma más segura y se han hecho esfuerzos cambiando guardarraíles», defendió ayer Raquel Casado, directora provincial de la DGT, tras una concentración en recuerdo de los fallecidos. Sus palabras apuntan a 2004, cuando la entonces ministra Magdalena Álvarez lanzó una campaña que logró sustituir en la mayor parte de la red los postes portantes en forma de T, cortantes, por otros menos lesivos para el motorista. Por razones presupuestarias, la instalación de biondas o bandas añadidas inferiores fue menos extensiva, y se concentró en los tramos con peor geometría. Esta decisión provocó su instalación en puntos como el puerto de Pajares, y la completa carencia de las mismas en autovías como la AS-II o la 'Y', con más tráfico pero curvas menos pronunciadas.

El último informe de la Asociación Española de la Carretera auditó todo el país y concede 3,6 puntos a las barreras de la red asturiana, la segunda peor puntuación tras los 3,3 que comparten Murcia y Andalucía. Foro pidió explicaciones a la consejera de Infraestructuras sobre este resultado, optando ésta por cuestionar el estudio. «Dudar de ese trabajo es, cuando menos, arriesgado; tienen un prestigio internacional en la materia», indica Raimundo García, presidente de la Asociación Española de Accidentología Vial.

Un 30% más de decesos

Los motoristas están protagonizando el alza de la siniestralidad en la región. En todo 2015 se lamentaron 19 fallecidos en accidente de tráfico dentro de las 24 horas siguientes al impacto. Hasta el domingo, las estadísticas de la DGT situaban en 22 la cifra de fallecidos. Supone un 29,4% más que a estas alturas de 2015, una progresión que solo empeora Murcia, con un 57%. La lista de decesos incluyen al menos ocho motoristas, «la mitad del incremento», en palabras de Raquel Casado. «Hay que tener en cuenta que al año pasado tuvimos un ejercicio muy bueno y difícil de mantener», contextualizó.

«Nuestra principal causa de accidentalidad es la velocidad inadecuada pero luego viene el estado de la vía», considera Ramón López, presidente de Ángeles del Asfalto, un club motero asturiano. Con 30 años de conducción, asegura que los riesgos los encuentra ahora en la mala conservación «y las señales pintadas, que son ahora muy deslizantes». Fomento tiene regulado el tipo de material a utilizar, que incorpora microcristales para potenciar la adherencia, pero que en condiciones lluviosas pierde efectividad.