El Comercio

La cantera investigadora luce premio

Rafael Sánchez, Andrea Acebes, Isabel Menéndez y Fernando García, en la Academia de Medicina.
Rafael Sánchez, Andrea Acebes, Isabel Menéndez y Fernando García, en la Academia de Medicina. / ALEX PIÑA
  • La Academia de Medicina entrega los galardones a las mejores tesis de la Universidad

  • Los trabajos distinguidos abordan desde algunos tipos de tumores raros hasta el envejecimiento acelerado o la capacidad de los enfermos bipolares

El cáncer de conducto auditivo externo es muy poco frecuente, pero el número de pacientes registrados en el HUCA con este tipo de tumor era amplio -39- cuando Rafael Sánchez, médico adjunto del servicio de Otorrinolaringología, decidió investigar sobre él en su tesis doctoral. Al ser una zona del cuerpo donde no llega el sol, decidió compararlo con otro tipo de cáncer de piel aparentemente igual (el de la piel de la oreja), del que había 36 casos. Y la conclusión a la que llegó es que genética y molecularmente son diferentes, pese a que, a simple vista, en el microscopio, pudieran parecer iguales. La caracterización del tumor, del que existen marcadores, abre ahora las puertas a terapias personalizadas.

Su investigación ha hecho a Rafael (Tarragona, 36 años) merecedor del premio a la mejor tesis en la Sección de Cirugía que concede la Real Academia de Medicina del Principado de Asturias. La entidad distingue anualmente los mejores trabajos de investigación presentados en la Universidad para acceder al doctorado y ayer entregó los galardones. La bioquímica gijonesa Andrea Acebes, de 32 años, premiada en la categoría de Medicina, también centró su investigación en el cáncer. En concreto, en el desarrollo de nuevas terapias que sean capaces de recuperar o estimular la funcionalidad del sistema inmunitario de los pacientes con leucemia linfática crónica y hagan más visibles las células tumorales, ya que desarrollan 'mecanismos de evasión' para que el sistema inmunitario no las reconozca. «Empleamos un fármaco con demostrada actividad terapéutica en otros tumores hematológicos y vimos que era capaz de restaurar la funcionalidad del sistema inmunitario y de actuar sobre el tumor», indica.

Bioquímico es también Fernando García Osorio (Oviedo, 30 años), distinguido en la sección de Ciencias Básicas. Realizó la tesis doctoral bajo la dirección de Carlos López Otín y José María Pérez Freije y ayer llegó a Oviedo desde Boston, donde es investigador postdoctoral en Harvard. Según explicó, «la tesis se centró en el estudio del envejecimiento a través de la generación de nuevos modelos animales genéticamente modificados y en el desarrollo de estrategias terapéuticas para los síndromes de envejecimiento acelerado». Su trabajo ha permitido «describir la importancia de los procesos inflamatorios en el envejecimiento e identificar un nuevo supresor tumoral en las neoplasias hematológicas (las enfermedades que afectan a la sangre, la médula ósea y los ganglios linfáticos), asociadas a una edad avanzada». Ese supresor tumoral (AIRAPL) frena la producción masiva de glóbulos blancos.

En Otras Especialidades Médicas, fue galardonada la psiquiatra en el Hospital San Agustín Isabel Menéndez (Oviedo, 35 años). Su estudio se centró en los pacientes con esquizofrenia y trastorno bipolar, patologías muy discapacitantes. En concreto, en su capacidad funcional (lo que uno es capaz de hacer en condiciones ideales) y las diferencias con respecto a cómo se desenvuelven en las actividades cotidianas. En EE UU hay una escala, la UPSA, que lo mide, pero lo que ha hecho ha sido traducirla y validarla para su empleo en España.