El Comercio

Menos nieve, pero el frío continúa

Los coches amanecieron cubiertos en San Isidro.
Los coches amanecieron cubiertos en San Isidro. / J. M. PARDO
  • La previsión meteorológica mejora aunque prosiguen las gélidas temperaturas con importantes heladas matinales

El sol asoma y lo hace para quedarse, por lo menos durante el fin de semana. Nada que ver con lo vivido estos días pasados, cuando la lluvia y la nieve se apoderaron de la región, llegando ayer a cerrar la circulación en un puerto de montaña y obligando al uso de cadenas en otros doce de la red secundaria de carreteras del Principado. Las temperaturas descendieron desafiando al mercurio y haciendo que Asturias viviera una jornada de jueves bajo una alerta amarilla por nevadas. En Cangas de Narcea se levantaron con dos grados mientras que en la capital asturiana y en Gijón los termómetros marcaron mínimas de cinco.

Preciosa pero tormentosa fue la caída de nieve a lo largo del día. Obligó a cortar la circulación en el puerto del Connio, mientras que en los de San Lorenzo, Leitariegos, Tarna, Somiedo y Ventana fue necesario el uso de cadenas. También fueron obligatorias en la carretera Sostres-Cantabria (AS-264), en los accesos a los Lagos (CO-4), Las Mestas-Genestoso (CN-4), en Tuiza-Puerto de la Cubilla (LN-8), en la carretera de Las Llanas (QU-5) y en la de la Malva-Saliencia (SD-1).

El temporal se dejó notar también en la comarca de Los Oscos, especialmente cuando una vecina de Villanueva de Oscos tuvo que ser trasladada al hospital y las placas de nieve y hielo dificultaron el camino a la ambulancia.

A lo largo de la jornada de hoy se podrán dejar los paraguas en casa aunque será necesario extremar las precauciones en las carreteras porque se esperan heladas matinales y temperaturas muy bajas. Así pues, las nevadas se van pero el frío continúa ya que habrá temperaturas mínimas en descenso y máximas en aumento, más acusado en la mitad occidental. Las mínimas oscilarán entre los cero grados en Cangas del Narcea y los cuatro de Gijón, Avilés y Llanes mientras que las máximas no pasarán de los trece grados previstos en la capital asturiana, Gijón y Avilés.