El Comercio

Una avería en la catenaria de Feve dejó 20 horas sin trenes la línea que une Gijón y Siero

  • Desde Adif apuntaron a la «mala climatología» como causa principal de la caída del poste e hicieron un llamamiento a la calma. Desde los sindicatos creen que la lluvia fue solo el pequeño empujón que le faltaba al terreno sobre el que se asienta el accidentado poste

La caída de uno de los postes que llevan la catenaria que alimenta a las máquinas de Feve dejó sin trenes a la línea que une Gijón y El Berrón (Siero) durante toda la jornada del pasado jueves. La avería se registró en torno a las nueve de la mañana entre el apeadero de Puente Buracos y La Aguda y afectó a «entre treinta y cuarenta trenes». El tráfico no se restableció hasta las cinco de la madrugada de ayer, viernes. Desde Adif apuntaron a la «mala climatología» como causa principal de la caída del poste e hicieron un llamamiento a la calma. «No seamos alarmistas ni creemos ninguna preocupación innecesaria, pues está todo bajo control. La seguridad es lo primero que tenemos en mente», aseveraron a EL COMERCIO fuentes de la compañía.

Sin embargo, en el entorno sindical era otra la versión que se manejaba: la lluvia fue solo el pequeño empujón que le faltaba al terreno sobre el que se asienta el accidentado poste, ya de por si delicado, para ceder. «Se trata de una zona con una ligera pendiente y bajo la que discurre un pequeño arroyo que, poco a poco, va comiendo el terreno, así que era cuestión de tiempo que esto sucediese. De hecho, ya ocurrió algo similar hace unos años», explicó un ferroviario. Algo que se podría haber evitado, apuntó, «simplemente colocando unos testigos que permitan comprobar si cede el terreno».