El Comercio

El rector pide compromiso empresarial para acabar con «la lacra del paro juvenil»

fotogalería

El rector, en el centro, con los graduados premiados por sus resultados académicos. / ALEX PIÑA

  • La Universidad celebra Santa Catalina con la entrega de los premios de fin de grado y el reclamo de recursos para competir a escala internacional

Aprovechando la festividad de la patrona de la Universidad, Santa Catalina de Alejandría -quien destacó por su inteligencia y extensos estudios-, el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, se sirvió de su figura para recordar que ayer también era el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y que, como dice Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz, «la educación es poder para las mujeres». En la Biblioteca de la institución y ante un auditorio integrado por cerca de sesenta alumnos premiados por su brillante expediente al finalizar el grado, el rector les recordó que no solo han adquirido «conocimientos y competencias, sino actitudes ante la vida como el respeto a la mujer».

Así comenzó su primer discurso como rector en esta fiesta, que reúne a los mejores alumnos y a las empresas que patrocinan los premios que reciben por su excelencia. Agradeciendo de antemano su apoyo, no quiso dejar pasar la oportunidad de insistir en el talento de los recién titulados y en cómo éste «debería ser aprovechado por la sociedad asturiana para el desarrollo económico, y frenar así el éxodo de los egresados». Por eso, reclamó a las empresas «compromiso» con los jóvenes y «colaboración en su inserción laboral con el fin de acabar una lacra -la del paro juvenil- que está minando este país y esta comunidad». «Las alarmantes cifras del desempleo de personas que no consiguen su primer trabajo y los contratos con una precariedad escandalosa están socavando la estructura política, social y económica», señaló. En esta «difícil situación», aludió al papel de la Universidad en la transferencia de conocimiento para «mejorar el modo de vida», y en cómo está ya estrechando lazos a través de cátedras como las del Puerto de Gijón o la que prevé suscribir con DuPont. Pero también hace falta, dijo, «el apoyo del Gobierno regional y de las organizaciones políticas para dotar a la Universidad de un presupuesto razonable y un contrato programa (financiación por objetivos), que nos permita desarrollar objetivos estratégicos y ser competitivos a escala internacional». Su discurso estuvo precedido por el del director del Instituto Cervantes en la Universidad de Harvard, Francisco Moreno, que disertó sobre el español en la América no hispana.