El Comercio

Javier Fernández.
Javier Fernández. / EFE / CEREIJIDO

Javier Fernández se reunirá con el ministro de Fomento el 7 de diciembre

  • Urgirá a De la Serna a que finalice la variante de Pajares y el eje del Suroccidente y reclamará también un proyecto para los trenes de Cercanías

El presidente del Principado, Javier Fernández, y la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, se reunirán en Oviedo el próximo 7 de diciembre con el nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. El encuentro en Asturias se producirá después de que la consejera solicitase una reunión urgente para abordar asuntos relacionados con el ferrocarril, como la culminación y puesta en servicio de uno de los túneles de la variante de Pajares y la licitación inmediata del tramo León-La Robla, entre otros asuntos prioritarios.

El Principado también reclamará un plan para las cercanías ferroviarias, que aglutine las redes de anchos métrico e ibérico, en el que se detallen inversiones y un cronograma para su ejecución. En la agenda del encuentro figurará, además, el impulso al plan de vías de Gijón.

La finalización del eje del Suroccidente y la recuperación de la autopista del mar que une Gijón con Nantes centrarán unas conversaciones, en las que también se incidirá en la demanda de inversiones para revertir el deterioro de las instalaciones y servicios ferroviarios que dependen del Gobierno de España.

La fecha del encuentro llega, precisamente, después de que empresarios y sindicatos reclamaran un «frente común» para impulsar las principales infraestructuras de la región, en especial, las ferroviarias. El secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, exigía un calendario con plazos concretos de los hitos que restan para acabar la variante de Pajares. «El acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos para la investidura de Rajoy decía que acabaría en 2017, algo que los técnicos aseguran que ya es una previsión imposible», apuntó, por las impugnaciones de las contratas implicadas, las filtraciones de agua y las obras de consolidación de la ladera.

Su homólogo en Comisiones Obreras, Antonio Pino, incidía en la misma idea, no sin antes recordar que «la construcción de estos túneles ferroviarios se ganó en buena medida gracias a la movilización ciudadana en Asturias y León» y no descartó que pueda ser necesaria de nuevo para exigir la entrada en funcionamiento de una variante que los técnicos no ven factible que esté lista antes de 2018. «Asturias tiene que dejar de ser una región tercermundista por el retraso de la llegada de la alta velocidad y el abandono de su red de cercanías», añadía Lanero, quien quiso destacar que «todo el desarrollo ferroviario en el Principado quedó paralizado con la anterior ministra de Fomento en beneficio de otras comunidades como la gallega».

También la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) reclamó «las mismas oportunidades competitivas» para las empresas asturianas y del resto de la vertiente cantábrica que las que tienen las de la vertiente mediterránea en cuento al desarrollo ferroviario. Pero no es ésta su única demanda. Para la patronal tan importante como la variante de Pajares y su uso mixto para mercancías y viajeros, es la puesta en valor del resto de infraestructuras de transporte y logísticas que tienen que ver con la ampliación de El Musel, la recuperación de la autopista del mar y el desarrollo de la ZALIA.

Conocedora de este sentir general, la consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, inició esta semana una ronda de contacto con los agentes sociales y políticos a fin de sumar esfuerzos para reclamar las obras que son estratégicas para el futuro de Asturias. El primer encuentro se celebró el pasado jueves con los secretarios generales de UGT, Javier Fernández Lanero, y CC OO, Antonio Pino, y los contactos continuarán en los próximos días con la patronal, las cámaras de comercio, las organizaciones representativas del sector del ferrocarril y los grupos parlamentarios. Este lunes se reunirá con los responsables de la gestora de USO y por la tarde con el presidente de la Fade, Pedro Luis Fernández.