El Comercio

Cuatro montañeros ingleses, perdidos durante la noche en la Vega de Urriellu

vídeo

Un agente de la Guardia Civil con los excursionistas perdidos, justo antes de ser evacuados. / E. C.

  • Fueron rescatados en helicóptero por la Guardia Civil en Jou Lluengo tras una madrugada a diez grados bajo cero

La ropa técnica que vestían evitó que el episodio acabase en desgracia. Cuatro montañeros ingleses fueron rescatados a primera hora de la mañana de ayer por efectivos del grupo de rescates de montaña de la Guardia Civil (Greim) después de pasar la noche perdidos en el macizo central de Picos de Europa. Los deportistas aficionados se desorientaron en el entorno del refugio de Vega de Urriellu, donde tenían previsto pernoctar de no haberse perdido cuando cayó la noche.

Los cuatro excursionistas, todos con edades que rondaban la treintena, pretendían realizar la ascensión desde Poncebos a la Vega de Urriellu, pasando por Bulnes y la Canal de Camburero. Las malas condiciones meteorológicas y la falta de visibilidad impidieron que siguiesen el camino correcto.

La Guardia Civil recibió un aviso del servicio de emergencias 112-Asturias pasada la medianoche de ayer. «Tras ponerse en contacto con los montañeros gracias a sus teléfonos móviles y obtener las coordenadas de su ubicación, un equipo de Greim de Cangas de Onís realizó la ascensión desde el Colláu Pandébano», explicaron desde la Comandancia de Gijón.

Peligro de aludes

La abundancia de nieve y el peligro de aludes dificultaron el avance de los rescatadores. Tuvieron que esperar a las seis de la mañana para conseguir llegar a la Vega del Urriellu. Optaron entonces por solicitar la ayuda del helicóptero de la Guardia Civil con base en La Morgal, lo que consideraban que era la forma más segura de evacuar a los excursionistas ingleses.

A las 8 de la mañana pudieron localizarlos desde la aeronave en el Jou Lluengo. Uno de los guardias se descolgó y logró tomar contacto con los perjudicados. Los cuatro fueron trasladados a Pandébano y desde allí, por carretera a la localidad de Poncebos. Llegaron sanos y salvos después una noche al aire libre con temperaturas que alcanzaron los 10 grados bajo cero.Consiguieron superar la gélida madrugada gracias a las prendas técnicas que vestían y que contribuyeron a mantener su temperatura corporal. Aún así, cuando fueron auxiliados presentaban evidentes signos de cansancio y debilidad. No fue el único rescate. Un cazador de 40 años fue evacuado también en helicóptero por efectivos de los Bomberos de Asturias tras sufrir una fractura en una pierna cuando se encontraba en la majada de Viores, entre el valle de Semeldón y el pueblo de Ambingue, en Ponga. Fue trasladado de urgencia al Hospital de Arrionadas.