El Comercio

«En la Universidad, la violencia de género es escasa y está localizada»

Guillermo Martínez y Santiago García Granda firman el pacto contra la violencia sobre las mujeres.
Guillermo Martínez y Santiago García Granda firman el pacto contra la violencia sobre las mujeres. / PIÑA
  • La institución académica presenta un protocolo de prevención y actuación y se adhiere al pacto social del Principado

En la actualidad, y a lo largo de los últimos años, se ha buscado la igualdad entre hombres y mujeres. El pasado viernes se celebraba el Día internacional contra la violencia de género y, ayer, la Universidad de Oviedo quiso aportar su granito de arena para «manifestar con honestidad el rechazo al machismo».

Lo hizo la institución académica a través de un manifiesto y mediante la elaboración de un protocolo que intenta identificar y atajar el problema proponiendo soluciones dialogadas y un seguimiento de las mismas. Según expuso el director del área de Responsabilidad social, apoyo a la inclusión e igualdad de la Universidad, Alejandro Rodríguez Martín, que «hayamos creado un protocolo no significa que haya una situación mala en la Universidad de Oviedo. Es más, hay muy pocas situaciones de violencia y están totalmente localizadas». Asimismo, quiso resaltar que la «situación es de normalidad», pues el protocolo, creado por las instituciones académicas del G9 del que forma parte la Universidad de Oviedo, no es más que un medio de regulación.

Tras la lectura del manifiesto 25-N y del citado protocolo, tuvo lugar una mesa redonda en la que varios expertos -María Ángeles Alcedo y Yolanda Fontanil del departamento de Psicología; Javier Fernández del departamento de Ciencias Jurídicas básicas; Aquilina Fueyo, del departamento de Ciencias de la Educación; María Valvidares, del departamento de Derecho, y María del Carmen Alfonso, del departamento de Filología española- abordaron la violencia de género desde diversas perspectivas, así como las formas «invisibles» en las que se perpetúa en nuestra sociedad, con el fin de informar y minimizar su impacto.

La primera en intervenir fue María del Carmen Alfonso, quien expuso sus ideas bajo el título 'La violencia de género en la literatura: una reflexión necesaria'. Afirmó Alfonso que «una de las violencias más difíciles de erradicar es la simbólica, por su fuerza y aceptación social dado su invisibilidad». Y es que, añadió, este tipo de maltrato no «emplea la violencia física» y, a través del lenguaje, se perpetúa en una cultura que, a lo largo de los siglos, se ha cimentado con las «ideas y pensamientos de los hombres». «¿Dónde podemos encontrar un ejemplo?», preguntó al público asistente. La respuesta, la ofreció ella misma: en la literatura. En ella, a lo largo de los años, se ha desvalorizado a la mujer, sostuvo y puso como ejemplo el libro de Vicente García de la Huerta, 'Raquel', donde se presenta «a las mujeres de forma violenta». Otra de las novelas que señaló fue 'La obra maestra desconocida', ilustrada por el mismísimo Picasso. En ella, los hombres deciden respecto a todos los temas y cuestiones del mundo prescindiendo de las ideas de las mujeres. Y así, «muchas más heridas literarias», explicó María del Carmen Alfonso.

Dentro de los actos de conmemoración del Día internacional contra la violencia hacia las mujeres en la Universidad de Oviedo, la institución también se sumó al Pacto social elaborado por el Principado. Estamparon su firma en el documento el rector, Santiago García Granda, y el consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez. El Pacto social contra la violencia sobre las mujeres del gobierno asturiano -al que se han adherido ya varios ayuntamientos- prevé la aplicación de 150 medidas y contará con un presupuesto de 8,9 millones hasta 2019.