El Comercio

Alejandro Cabaleiro.
Alejandro Cabaleiro. / LORENZANA

28 personas, condenadas este año por maltrato animal

  • El fiscal de Medio Ambiente del Principado anima a denunciar ante la fiscalía, «más rápida y ágil que el propio juzgado» en estos casos

31 casos de maltrato animal pasaron por los juzgados asturianos a lo largo de este año. De ellos, veintiocho acabaron con una sentencia condenatoria mientras que los acusados en tres de esos 31 casos fueron absueltos. Estos datos los facilitó ayer el fiscal de Medio Ambiente del Principado, Alejandro Cabaleiro Armesto, durante su intervención en las I Jornadas de Derecho Animal que organizó la Universidad de Oviedo.

En caso de que alguna persona haya presenciado o tenido conocimiento de un maltrato animal, el fiscal avilesino animó a que «si tiene la información suficiente -los datos del dueño, del perro y a los testigos- acuda con ella a la fiscalía porque en Asturias es más rápida y ágil que el propio juzgado».

Cabaleiro, que habló a lo largo de una hora sobre la investigación penal y la persecución de los delitos de maltrato animal, apuntó también que las principales víctimas de este año en la región fueron «perros, gatos, vacas o caballos». Sin embargo, también fueron objeto de malos tratos especies salvajes como «osos y hasta una pantera», añadió.

El fiscal de Medio Ambiente también expuso cuáles son las medidas cautelares para proteger a los animales de sus «presuntos» maltratadores una vez se detecta la comisión de un delito de estas características. Es la protectora de animales, explicó Cabaleiro, la que se encarga de la custodia de los mismos en la región, aunque el dueño tiene la obligación de hacerse cargo de los gastos. De no querer pagarlos, deberá «venderlo, traspasarlo o donarlo». Con ello se busca la protección absoluta y justicia hacia los animales.

Una ley obsoleta

En las jornadas también participaron expertos de diferentes ámbitos: María Teresa Jiménez, de la Universidad Autónoma de Barcelona; José Manuel Ríos, de la Universidad de Cádiz; María Gavilán, de la Universidad Complutense; Benito Aláez, de la Universidad de Oviedo, y Nuria Menéndez de Llano, directora del Observatorio Justicia y Defensa del animal. Precisamente esta última pidió «no quedarnos con los brazos cruzados» si la Administración no actúa correctamente frente al maltrato y explicó que la ley asturiana de protección animal, del año 2002, carece de un reglamento de desarrollo, lo que hace inaplicables muchas de sus disposiciones. Fue un aspecto en el que coincidieron otros de los ponentes de la jornada: la ley asturiana está obsoleta y es preciso reformarla.