El Comercio

Sindicatos y estudiantes mantienen su exigencia de derogar la LOMCE

  • Consideran que los cambios en el decreto ley y la paralización de las reválidas son insuficientes y apuestan por un pacto educativo

Las modificaciones de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) no son suficientes para los sindicatos y la comunidad educativa asturiana. Aunque consideran un logro que se hayan paralizado la puesta en marcha de las reválidas mantienen su exigencia de que esta normativa se derogue cuanto antes. «Son medidas temporales, pero no la derogación de la LOMCE, que es lo que pedíamos», señaló Emma Rodríguez, portavoz de Suatea.

Asimismo, el sindicato puso de manifiesto que el Ministerio de Educación «sigue manteniendo la evaluación de tercero de Primaria con carácter general para todo el alumnado». Rodríguez también indicó que la LOMCE tiene muchas más implicaciones que las reválidas, como aquellos relativos «a los centros concertados y a los que segregan por sexos». En el mismo sentido se pronunció el secretario de la Federación de Enseñanza de CC OO, Enrique Fernández. «Las reválidas no las vemos ni con carácter muestral. Nuestra posición es que se quiten», aseguró en referencia a las pruebas finales de sexto de Primaria y cuarto de ESO.

Evitar la incertidumbre

Maximina Fernández, secretaria de FETE-UGT en Asturias, también valoró positivamente la modificación de las pruebas finales, pero reprochó que «no se haya escuchado antes a la comunidad educativa, ya que, si se hubiera retirado en su día el real decreto de reválidas, también se hubiera evitado la situación de incertidumbre y desasosiego que se ha generado en el profesorado, alumnado y familias de los centros». El presidente de ANPE-Asturias, Gumersindo Rodríguez, recordó que el sindicato al que representa siempre apostó «por hacer una reválida similar a la PAU (Prueba de Acceso a la Universidad), que es la postura que se ha refrendado y que parece el modelo más adecuado porque es el que concita más acuerdos». Asimismo, Rodríguez incidió en que no se va a producir la derogación de la LOMCE «hasta que no exista una nueva ley» y remarcó la urgencia de alcanzar un pacto educativo «con el profesorado como eje central».

Por su parte, la presidenta del sector de Enseñanza de CSIF, Susana Rodríguez Luzuriaga, insistió en «la necesidad de derogar, de manera inmediata, los decretos de recorte en materia de Educación, aún vigentes, que impiden a las comunidades autónomas incrementar las inversiones y mejorar la calidad del ejercicio docente en las aulas» y abogó por un pacto de Estado educativo.

Del mismo modo, Anahí López, portavoz del Sindicato de Estudiantes, subrayó que los acuerdos adoptados en la Conferencia Sectorial de Educación del lunes supone «una gran victoria, conseguida a través de la lucha en la calle y las más de veinte huelgas convocadas».