El Comercio

Repetir curso no garantiza el éxito

Ángel Balea, jefe de servicio en la Consejería de Educación, Francisco Laviana y Rubén Fernández,  coordinador de Estudios de Evaluación y Calidad, en la presentación del estudio.
Ángel Balea, jefe de servicio en la Consejería de Educación, Francisco Laviana y Rubén Fernández, coordinador de Estudios de Evaluación y Calidad, en la presentación del estudio. / ÁLEX PIÑA
  • Un estudio sobre cuarto de Primaria analiza las causas del fracaso escolar

  • El análisis constata que la confianza en uno mismo y el nivel económico de las familias mejoran los resultados académicos

En prácticamente todos los parámetros, Asturias sale bien parada. Los datos del Estudio Internacional de Tendencias en Matemáticas y Ciencias ( TIMSS) sobre los alumnos de cuarto de Primaria invitan al optimismo. Tanto por los resultados académicos -la región está por encima de la media de los 64 países evaluados (580.000 estudiantes de todo el continente, España incluida)- como por cuestiones como los índices que valoran la convivencia en el centro.

965 alumnos (sobre un total de 7.480 estudiantes) de cincuenta centros (públicos, privados y concertados) seleccionados con afán representativo de toda la comunidad autónoma tomaron parte en el Principado en esta iniciativa. Y superaron con éxito la prueba a pesar de tener la «media de edad más baja». El director general de Ordenación Académica e Innovación Educativa, Francisco Laviana, desgranaba ayer unos datos que dan una «foto» tanto del panorama educativo en Asturias como de las características de los alumnos.

Sobre un baremo que fijaba el nivel intermedio en los quinientos puntos, en Matemáticas, en el curso 2014-2015, Asturias logró 518, solo uno menos que la media de los países de la Unión Europea y por delante de España (505), superado el Principado por la media de los estudiantes de naciones de la OCDE (525). Y en Ciencias, los resultados de los asturianos (538 puntos) fueron superiores a los de la media de la OCDE (528), UE (521) y España (518).

El 94% del alumnado señala que nunca falta a clase de forma injustificada o que a lo sumo lo hace una vez al mes. Pero un 3% reconoce que falta una vez a la semana; es decir, una tasa de absentismo del 20%. Otro 3% dice que no acude a clase sin que haya un motivo el 10% de los días lectivos. Esas ausencias pasan factura, aunque lo reducido del grupo de mayores absentistas hace que estadísticamente las diferencias no sean significativas aunque los resultados son «claramente» más bajos que el del alumnado que asiste a clase. Se aprecia que influye más, en negativo, ser repetidor que absentista.

De hecho, repetir curso es el factor que más condiciona los peores resultados, con una predicción de hasta cincuenta puntos que para los absentistas no llega a los veinte puntos. Unos datos que Laviana destacó para refrendar la opinión de la Consejería de Educación de que la repetición «no es la medida adecuada para el éxito educativo». «El alumnado repetidor obtiene entre 70 y 80 puntos menos que el escolarizado en el curso correspondiente a su edad, un nivel de rendimiento completo», refleja el TIMSS, que estima que el 5% de los estudiantes están escolarizados por debajo del curso correspondiente a su año de nacimiento.

Por contra, la confianza en las posibilidades de uno mismo -y la percepción que el entorno, como la familia, tenga del alumno- favorece mejores resultados. Hasta 75 puntos de diferencia en Matemáticas se constata entre quienes tienen un autoconcepto muy alto (el 38,5%) y los que lo tienen muy bajo (24,5%).

El informe refrenda la «evidencia» de la relación entre factores sociológicos y rendimiento escolar. En este apartado llama la atención que el 45,7% de los niños cuenta con un teléfono móvil propio. El 88,5% tiene acceso a internet en su domicilio, porcentaje que se reduce a un 83,4 cuando se trata de tener un mesa de estudio. En el global, un 1,6% quedó encuadrado como alumnos con 'pocas posesiones'. Este grupo se quedó en una puntuación de 441 en Matemáticas y de 465 en Ciencias, frente a la media del 548 y 562 de los estudiantes 'con muchas posesiones', el 20,3%. El resto, catalogados como con 'algunas posesiones', supera los quinientos puntos (513 y 534).

Acoso escolar

El estudio analiza la relación entre situaciones de acoso escolar y resultados académicos. Más de la mitad del alumnado asegura que nunca o casi nunca ha presenciado a lo largo del curso situaciones que puedan considerarse de acoso y un 30% dijo que las había visto esporádicamente (aproximadamente una vez al mes). Dos de cada diez estudiantes afirmaron que todas las semanas son testigos o sufren situaciones que afectan a la convivencia.

Se observa también que un colegio de los cincuenta analizados baja sustancialmente los datos académicos y es precisamente en el que se relatan más casos de problemas de convivencia. Lógicamente, Laviana puntualizó que se analizará qué está sucediendo en ese centro.

Y aunque el promedio de los chicos supera al de las chicas en diez puntos en Matemáticas y cuatro en Ciencias, el estudio aclara que en ninguna de las dos comparaciones «se encuentra significación estadística» y añade que las diferencias se han de imputar a errores de medida.

Además, dijo Laviana, las diferencias entre los colegios asturianos «son pequeñas». Catorce se situaron en un nivel alto (más de 550 puntos) y otros dieciséis entre 540 y 549. Ninguno se quedó en el nivel bajo ni inferior ni tampoco en la calificación de superior. La dispersión de resultados en el Principado es un 40% menor que en el promedio internacional; una «equidad» que reivindicó el director general como una de las metas de las políticas educativas del Gobierno regional.