El Comercio

El calendario escolar deja al turismo sin puente

  • Hoteles y casas rurales apenas tienen reservas para la próxima semana

  • «El cliente de negocios no viene por las fiestas. Pero el turista tampoco, porque sus hijos tienen colegio», lamenta una hostelera gijonesa

El turista '2 millones' volvió a Asturias, pero no lo hizo en puente. El sector turístico ya protestó en octubre, cuando la festividad del Pilar, en miércoles, no permitió sumar un día a la escapada de fin de semana. Los empresarios llegaron a proponer rescatar la idea de que los festivos se celebren, siempre, en lunes, un proyecto del PP que no llegó a buen puerto. Esa idea vuelve a ponerse sobre la mesa en un mes de diciembre en el que el popular puente, el que permiten las fiestas de la Constitución y la Inmaculada (días 6 y 8, respectivamente), siempre ha aliviado las cuentas de resultados.

No ocurrirá en este año, en el que el calendario escolar se ha convertido en el escollo para que muchos turistas se planteen disfrutar de una semana de vacaciones. Los escolares tendrán clase en lunes, miércoles y viernes, lo que se ha traducido en un puente «con muy malas previsiones».

Así lo aseguraron a EL COMERCIO los portavoces de las principales patronales turísticas de la región. Fernando Corral, vicepresidente de Otea (que aglutina a hostelería y hotelería), dice claramente que este año «no hay puente». De acuerdo a los datos recogidos en el sector hotelero, «que los centros escolares no tengan vacaciones esos días nos afecta mucho. La ocupación no será buena», apunta.

Sus palabras las respalda la principal central de reservas por internet. Booking adjudica a Asturias una tasa media de reservas del 45% para toda la semana. «Es una ocupación mucho peor a la de otros años. Este puente siempre nos funcionó bien», apunta Adriano Berdasco.

El presidente de la Federación Asturiana de Turismo Rural (Fastur) reconoce que alguno de sus socios «sí tienen clientes para sus casas, pero la mayoría dispone de plazas libres. La previsión no es buena», apunta. Porque, como resume la directora del Hotel Silken Gijón, Victoria Rodríguez: «El cliente de negocios no viene esos días, por las fiestas. Pero, este año, el cliente de turismo tampoco lo hará, porque sus hijos tienen colegio».

Como ella opina otra vocal de Otea, la hotelera Beatriz Cimadevilla. «Salvo que al final se animen, cosa que esperamos todos, no hay puente. El primer fin de semana es en el que más reservas tenemos».

Una baja ocupación que ha llevado, de nuevo, a una guerra de tarifas en el sector. En el año en el que la rentabilidad había mejorado sensiblemente, de nuevo se encuentran hoteles de cuatro estrellas por menos de 40 euros la noche. Pasar todo el 'no puente' en Oviedo es posible por 38 euros al día. En Gijón, un cuatro estrellas con vistas al mar eleva esa tarifa a 55 euros. En habitación doble.

Llenos los vuelos a Londres

La falta de sincronización entre el calendario festivo y el escolar no la notan solo quienes esperan a los turistas sino también, los encargados de enviarlos fuera. Las agencias de viaje asturianas, aglutinadas en OTAVA, confirman que «de los cinco chárter previstos, solo saldrán los de Praga y Berlín. Y todavía tienen plazas libres. Se han anulado Roma, Malta y Bruselas», explicó el presidente de la patronal, Íñigo Fernández. Aseguró, no obstante, que «los vuelos a Londres están llenos ya».