El Comercio

El ministerio diseña una parada del AVE gallego en un pueblo de 30 habitantes

  • La zamorana Ana Pastor amparó la elección de Otero de Sanabria, localidad que tiene a favor el turismo y la cercanía con Portugal

La consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, sigue hoy con sindicalistas y empresarios del transporte su ronda de contactos con vistas a consensuar una lista de reivindicaciones que plantarle al nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Los movimientos se reproducen en otras regiones huérfanas de AVE, mientras un pueblo de treinta habitantes va a contar con una parada propia dentro de la red de alta velocidad. Al menos así lo contempla la hoja de ruta de Fomento.

En principio, poca justificación parece tener que la línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia disponga de una estación en una remota pedanía sanabresa en la que no hay bares, un solo comercio y la gran mayoría de vecinos son jubilados. Si se amplía el foco de mira, la estación del AVE proyectada en Otero de Sanabria (Zamora), de la que Fomento acaba de aprobar el estudio informativo, encuentra algunos argumentos para la defensa.

Para ello hay que contabilizar los siete mil habitantes de la comarca de Sanabria, la multiplicación de su población en verano con su lago como atractivo turístico y, sobre todo, el hecho de que a tan solo cuarenta kilómetros se encuentre la ciudad portuguesa de Braganza y sus 35.000 habitantes se vean también como potenciales clientes de la línea del AVE Madrid-Galicia.

La parada de Otero de Sanabria ha generado expectativas y entusiasmo entre algunos vecinos de la zona, mientras que otros miran el proyecto con pragmatismo y escepticismo. «Nos va a dar mucha vida, no sólo al pueblo, a toda la comarca», subraya el alcalde pedáneo de Otero de Sanabria, Antonio Prada, quien menciona el beneficio turístico y la posibilidad de que «ejecutivos» puedan trasladarse a Sanabria. Ahora ven la comarca como un lugar situado «a mucha distancia» de Madrid, pero con el AVE quedará a solo dos horas de trayecto. Por ello, Prada reconoce que van a dar «todas las facilidades, y todo lo que necesite» a Adif para que en el año 2018 la estación pueda ser una realidad.

Entre los defensores de la estación está la exministra de Fomento, la zamorana Ana Pastor, quien en enero visitó las obras del AVE en Sanabria y defendió que en esta infraestructura ferroviaria se «priorice» a la provincia de Zamora porque «necesita conectividad» para poder incrementar «la población y las oportunidades».

Temas