El Comercio

«No confiemos en el Canal de Panamá. Nos va a aportar muy poco»

  • El presidente de Puertos del Estado asegura que la ampliación no beneficiará a los tráficos marítimos con Europa

La reciente apertura de la ampliación del Canal de Panamá había creado importantes expectativas entre los puertos españoles. Sin ir más lejos, la propia ampliación del puerto de El Musel se planteaba en un inicio como ideal para captar los nuevos tráficos graneleros que se generarían, al poder atravesar el canal barcos de mayor porte y calado, capaces de entrar en pocos puertos europeos, entre ellos el de Gijón. Incluso, en el Fórum EL COMERCIO celebrado ayer en el Hotel Abba Playa Gijón, sobre 'Puertos del Norte', el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López, dijo que «lo que nos advierten las grandes compañías, con nuestra posición estratégica en el Atlántico y la apertura del Canal de Panamá, es que la intermodalidad será muy importante en el plazo de cinco años».

También el presidente del puerto de Santander, Jaime González, apuntó que existía el peligro de que los puertos de Oporto y Lisboa se pudieran beneficiar frente a los del Norte de España de los efectos de la ampliación del canal.

Incluso el de Gijón, Laureano Lourido, y uno de los puertos que a priori podría resultar beneficiado con la llegada de grandes graneleros, dijo que «aún es muy temprano para ver colas en el océano por el Canal de Panamá. Primero se desarrollarán los tráficos en la costa Este de los Estados Unidos y luego iremos los demás».

Pero parece que no todos tienen la misma visión. Fue el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, quien se encargó de echar un jarro de agua fría sobre las expectativas de los responsables portuarios. Quizá lo peor fue la claridad con la que se dirigió a los presidentes de los puertos y a todos los presentes en el fórum: «No confiemos en el Canal de Panamá. Nos va a aportar muy poco». Y es que considera que los grandes beneficiarios de esta infraestructura serán los países costeros del continente americano. Llorca indicó que «lo que habrá serán más tráficos en las cuencas del Pacífico y del Atlántico de América, tanto del Norte como del Sur».

En más, en su opinión, hasta podría ser perjudicial para los intereses europeos, especialmente los de la costa mediterránea. El caso es que «algunos barcos que iban por el Mediterráneo, cruzando el Canal de Suez, para llegar a la costa Oeste de América, ahora podrán ir por el Atlántico. Quizá el Canal de Panamá pueda beneficiar a algunos tráficos, pero muy poco».

Y su conclusión fue tajante: «Pensamos que no hay muchos elementos para ser optimistas».

Creación de 'hubs'

¿Qué alternativas quedarían para los puertos del Norte? José Llorca apunta a los centros de distribución o 'hubs'. El presidente del puerto de Santander explicó dos proyectos en los que se encuentran inmersos: uno de productos cítricos con destino al Reino Unido a los que pretenden dar valor añadido en el puerto y otro para servir de intercambiador de piezas de automóvil para fábricas de distintos países.

El presidente de Puertos del Estado habló en este punto de El Musel y recordó que «hay una regasificadora que no funciona, con una gran capacidad de almacenamiento. Hay que conseguir un 'hub' de distribución de gas. Los productores del Ártico no trabajan en invierno y necesitan puertos base donde almacenar el gas. Lo mismo ocurre con otros minerales. Además, confío en cambiar los peajes de embarque de gas, que están muy penalizados por la regulación del sector energético. Creo que la fachada Norte tiene una gran oportunidad». Y es que cree que «hay que ser imaginativos no solo en el 'hinterland', sino aprovechar la situación geográfica».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate