El Comercio

Dos catalanes mueren en los Alpes durante una escalada en hielo

  • Las autoridades francesas identificaron porerror como gijoneses a los alpinistas fallecidos

  • Los deportistas, de 39 y 35 años, eran vecinos dela localidad gerundense de Figueras

Dos alpinistas catalanes fallecieron ayer en los Alpes franceses cuando realizaban escalada en hielo. Los datos erróneos facilitados por la gendarmería francesa y los servicios de rescate sacudió durante buena parte de la jornada de ayer al alpinismo asturiano, ya que atribuyeron el origen de los fallecidos a Gijón. La noticia corrió como la pólvora e incluso la Federación de Montaña del Principado tuvo que localizar a los prácticantes de esta disciplina deportiva adscritos, que se habían desplazado al país vecino, para descartar que hubiera asturianos entre las víctimas.

Más información
  • Exteriores contacta con los familiares de los fallecidos en los Alpes

  • VídeoAsí es la cascada de hielo de La Grave

En torno a las once y media de la mañana en un sector de la localidad de La Grave, en las faldas del macizo de Meije, unos testigos advirtieron la existencia de un cuerpo inerte colgando de un puente en un lugar denominado ‘Cascade des Moulins’, a 1.400 metros. Las circunstancias exactas de la tragedia, sin embargo, están por determinar, aunque de acuerdo con información preliminar, las víctimas presentaban fracturas de cráneo que podrían haber sido causadas por el impacto de los bloques de hielo. La investigación de las autoridades francesas aún no han determinado si las muertes se remontan a la madrugada o al día anterior.

Uno de los fallecidos es un mosso d’esquadra de 39 años de edad y natural de Cistella (Gerona), aunque residente en Figueras con su esposa y sus dos hijos. El otro es un vecino de la misma localidad y de 35 años de edad. El Consulado General de Marsella contactó ayer con los familiares de las dos víctimas para ayudarles en los trámites.

Fuentes consultadas por ELCOMERCIO describieron el lugar donde ocurrieron los hechos como una zona de «fácil acceso», aunque «exigente en el aspecto técnico».

En esta época del año suelen ser muchos los escaladores que practican su deporte en alguna de las cascadas que se forman en los valles de La Grave, aunque los meses de más demanda son los de diciembre y enero. Las condiciones climatológicas pudieron influir. Los fallecidos iniciaron su escalada con temperaturas más altas de lo normal y por la cara sur, donde entraba la luz del sol.

La tragedia de los montañeros españoles coincide con otra similar ocurrida, también ayer, en los Alpes, en la región italiana de Valle da Aosta. Cuatro alpinistas fallecieron y otro resultó herido al desprenderse una parte de la cascada de hielo que estaban escalando en la localidad de Gressoney Saint Jean.

«No vimos nada anómalo»

La Grave se encuentra a pocos kilómetros de distancia de otras importantes estaciones alpinas. como el Alpe d’Huez o Les Deux Alpes, y muy cerca también de la frontera con Italia. Entre enero y marzo muchas son las familias que se desplazan hasta esa zona francesa para disfrutar de unas jornadas de nieve o de las múltiples actividades de ocio que ofrece su entorno.

En conversación con este periódico, el alpinista asturiano Jorge Egocheaba negó que La Grave sea una zona peligrosa para practicar la escalada en hielo:«Es una estación de esquí. Yo estuve alguna vez allí. Tiene muchas cascadas, sobre unas treinta. Todo depende de las condiciones meteorológicas que hubiera ayer».

Un grupo de montañeros asturianos estuvo hace solo tres días en la misma zona de La Grave donde los alpinistas catalanes perdieron ayer la vida. «Había mucha gente y la verdad que no vimos nada anómalo. En otros valles nevó y la nieve cubrió el hielo, pero en La Grave se podía escalar perfectamente», afirma Javier Malo, uno de sus componentes. En su opinión, «lo más probable es que se haya roto alguna columna de hielo o una estalactiva, ya que ha habido un aumento de las temperaturas estos días, pero todo son conjeturas».

En una línea similar a la de Malo se expresó otro popular alpinista asturiano, Nacho Orviz. «En función de las temperaturas se rompen a veces trozos de las cascadas, por eso tiene sus riesgos si no escalas en época muy fría».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate