El Comercio

La DGT instala en Asturias ocho cámaras que ven en el interior del coche

Una de las cámaras que vigilará el interior de los vehículos.

Una de las cámaras que vigilará el interior de los vehículos. / DGT

  • Las objetivos de estos aparatos son capaces de detectar y cursar la denuncia por no utilizar el cinturón

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha comenzado a instalar en Asturias ocho cámaras de vigilancia que pueden ver en el interior de los vehículos. Las objetivos de estos aparatos son capaces de detectar y cursar la denuncia por no utilizar el cinturón, elemento básico de la seguridad vial cuyo uso reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Así, 194 de los 822 fallecidos durante 2014 en turismos y furgonetas no hacían uso del cinturón.

Las ocho cámaras especiales que velarán en Asturias por el cumplimiento de las normas de circulación en el interior del vehículo estarán situadas en la 'Y', junto a las estaciones de servicio del Alto del Caleyo y el Montico, en el viaducto de Serín, en la entrada a Avilés por la Y en ambos sentidos, y en Mieres; en la carretera de Oviedo a Porceyo; en Pruvia y una última en la N-632.

La DGT comenzó a instalar de forma experimental este sistema de vigilancia en marzo del año pasado con tres cámaras ubicadas en las salidas de Madrid por la A-1, A-2 y A3. En total se instalarán de manera progresiva 270 cámaras que podrán controlar que se lleva puesto el cinturón de seguridad en todo el país».

Son fácilmente detectables, enfocan en sentido contrario a la marcha y son más pequeñas a las de los radares convencionales. Podrían confundirse con una cámara de vídeo o con las utilizadas para calcular el aforo de la vía. En varias muestras realizadas por las cámaras en pruebas, el 2% de los conductores de los vehículos captados por las mismas iban sin cinturón de seguridad.

El 60% de estas cámaras serán instaladas en carreteras convencionales, que según Tráfico son las que registran la mayor siniestralidad, y el 40% restante en vías de alta ocupación. Todas las imágenes que captan las cámaras son enviadas telemáticamente al centro de Tráfico de Estrada, en León, donde se comprueba que efectivamente se circulaba sin cinturón de seguridad. Posteriormente se envía el boletín de denuncia al titular del vehículo para que identifique al conductor, tal como ocurre con las multas por excesos de velocidad captadas por los radares fijos.

Vías en las que estarán ubicadas las cámaras.

Vías en las que estarán ubicadas las cámaras. / DGT

La DGT recuerda que, según los estudios realizados, el uso del cinturón de seguridad es más habitual en los asientos delanteros que en los traseros. Así, diez de cada 100 personas que viajan en estas posiciones no llevan puesto este dispositivo. En los asientos traseros, el no uso del cinturón se duplica y pasa a ser de 20 de cada 100 personas.

En las vías urbanas el uso del cinturón de seguridad es menor que en las interurbanas. Distinguiendo por zona y tipo de vía, se observa que en las autopistas y autovías la práctica totalidad de los ocupantes utilizan el cinturón de seguridad (96%) y algo menos en las carreteras convencionales (93). En el caso de las vías urbanas, teniendo en cuenta el tamaño del municipio, varía el uso de este sistema de seguridad. En las ciudades con más de medio millón de habitantes, el 90% de los ocupantes usa el cinturón de seguridad. En las ciudades medianas, de al menos 100.000 habitantes, su uso ronda el 84% y los municipios de menos de 60.000 habitantes se sitúa entre el 70 y 80%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate