El Comercio

La concertada mantiene las unidades actuales en su petición a Educación

  • El sindicato OTECAS teme un recorte en el número de aulas y elabora un estudio para reducir la ratio media en cuatro alumnos por clase

La Consejería de Educación y Cultura cerró ayer el plazo para la renovación de conciertos educativos y ya dispone de todas las peticiones de los centros que le han transmitido el número de unidades que desean renovar para los próximos seis años. Desde Escuelas Católicas y el sindicato OTECAS manifestaron a EL COMERCIO que, en líneas generales, «no han aumentado las peticiones para concertar», salvo en casos concretos.

«Puede haber algún centro que de forma excepcional pida más unidades porque le quitaron alguna y la quiera recuperar en base al alumnado», explicó Juan Luis González, secretario general del sindicato OTECAS. Por su parte, Carlos Robla, secretario autonómico de Escuelas Católicas, planteó también aquellos casos en que hayan aumentado una unidad en la última convocatoria y la concertación se pida ahora «porque le corresponda ir subiendo».

Ambos esperan ahora la convocatoria de la Comisión de Conciertos Educativos «para ver lo que nos propone la Administración» y su intención, según advirtió Carlos Robla, es «luchar por que se mantenga todo lo que hay ahora mismo» ante el aviso de Educación de suprimir las ayudas si no se alcanzan la ratio media del concejo. «Esperamos que los centros defiendan sus planteamientos», manifestó.

Más crítico se mostró el representante de OTECAS de acuerdo con las ratios que anunció la consejería a principios de este mes y que, según expuso, puede «tener una incidencia negativa en los conciertos». Será una de las cuestiones que el sindicato ponga sobre la mesa en la Comisión de Conciertos, cuando esté convocada. Juan Luis González anunció que presentarán un estudio realizado sobre cual debería ser la ratio mínima para la renovación.

Según el representante sindical, «habría que bajar la ratio, de media, entorno a 3-4 alumnos por aula» porque «hoy tenemos más alumnos en la concertada por clase que en las escuelas públicas». González hizo hincapié en que «es determinante incluir la relación profesor-aula» en la ratio para evitar así un «agravio comparativo» con la educación pública.

«Si tuviéramos la misma plantilla que ellos (centros públicos), la ratio sería igual pero salimos perjudicados en profesorado y alumnado». Desde OTECAS, el secretario mostró su preocupación ante el posible recorte de conciertos debido, bajo su punto de vista, a las ratios fijadas desde el Principado.

El proceso, que ahora inicia su andadura, debe quedar resuelto antes del 15 de mayo. No obstante, el próximo 17 de abril los colegios deben publicar el listado de plazas vacantes y lo más lógico sería que supieran ya entonces el número de plazas de las que dispondrán para el curso 2017-2018.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate