La Universidad de Oviedo convocará 68 plazas para profesores y catedráticos

Juan José del Coz, Santiago García Granda y Eva María Cordero, en el Edificio Histórico.
Juan José del Coz, Santiago García Granda y Eva María Cordero, en el Edificio Histórico. / ÁLEX PIÑA
  • El rector defiende las nuevas bases del proceso para «huir de esa etiqueta de endogamia y de que los puestos se consiguen solo por estar aquí»

El Consejo de Gobierno que ayer celebró la Universidad de Oviedo fue, a juicio del rector, Santiago García Granda, «muy agradable y no conflictivo», pese al calado de algunos de los puntos del orden del día. El tema central, que acaparó casi la mitad del tiempo de la reunión, fue la aprobación de los criterios -«más claros y justos», según Granda- que sentarán las bases para las próximas convocatoria de plazas de cuerpos docentes universitarios, por lo menos, durante el presente mandato. Un documento que el equipo de gobierno calificó de «éxito sin precedentes» y que ha recibido más de 300 sugerencias para aportar «transparencia y legalidad» al proceso para dotar de nuevos funcionarios a la Universidad.

«Se pasa de un criterio que antes se basaba en promoción de una plaza de un candidato a otro basado en la promoción del puesto en un área de conocimiento». Según Santiago García Granda, así las normas estarán «más claras y serán más justas y duraderas», ya que la intención es no modificar estos criterios durante el presente mandato.

Tanto el rector como el vicerrector de Organización Académica, Juan José del Coz, anunciaron que este año se convocarán 68 plazas siguiendo este procedimiento.

34 serán para catedráticos de promoción interna dentro del Sistema Universitario español y con libre competencia y otras tantas estarán destinadas a profesores titulados de turno libre. «Hay que huir de la etiqueta de endogamia, y de que las plazas se consiguen solo por estar ahí», manifestó García Granda, quien entendió que así llegan a un «buen equilibrio».

Otro de los acuerdos adoptados fue la regularización, a través de la convocatoria de un concurso público, de los 39 puestos correspondientes a profesores contratados como asociados y que desempeñan labores de personal docente investigador. Según el rector, «fueron designados por una necesidad y se mantenían pero nunca concursaron, algunos ahora pueden no ser seleccionados».

Traslado a Gijón

La reunión sirvió también para aprobar el nuevo reglamento de profesores eméritos, eméritos honoríficos y 'honorarios', una nueva categoría. Entre las novedades, pondrán ser sus discípulos quienes realicen las propuesta para esta distinción y a los primeros se les reducirá un 50% la retribución anual, que no llegará a los 6.000 euros anuales. Otro asunto al que el consejo dio el visto bueno fue el traslado de la sede del departamento de Energía al campus de Gijón.