El Comercio
Los accesos a los Lagos de Covadonga, atascados.
Los accesos a los Lagos de Covadonga, atascados. / NEL ACEBAL

Caos circulatorio y colapso en los Lagos ante la falta de control en los accesos

  • El buen tiempo y el puente festivo en Madrid favorecieron la llegada de turistas a toda la región, sobre todo al Oriente

El puente festivo en la Comunidad de Madrid ha hecho que el Principado, en especial la zona oriental, registrara este fin de semana una buena ocupación turística. Asimismo, la celebración de varias competiciones deportivas atrajeron a numerosos visitantes. Pero si algo concitó el interés de los turistas fueron los Lagos de Covadonga, donde la masiva afluencia de vehículos provocó el colapso de los accesos y un verdadero caos circulatorio. Esos inconvenientes no impidieron que fueran muchas las personas que disfrutaran con un paisaje sin igual en una jornada plenamente primaveral.

El atasco afectó, principalmente, al entorno del lago Ercina durante las horas centrales del día. Ya a partir del mediodía el aparcamiento, «demasiado pequeño», según la apreciación de algunos turistas, se llenó por completo. La falta de control en los accesos a la carretera de Los Lagos -el plan de regulación se activa del 15 de mayo al 15 de octubre- hizo que los conductores siguieran subiendo al comprobar que en Buferrera apenas había coches. Una vez arriba, aparcar era una auténtica odisea, pero en vez de dar media vuelta y dirigirse al parking anterior, la mayoría de visitantes optó por dejar sus coches en los márgenes de la carretera, reduciendo aún más el estrecho espacio disponible para circular, y eliminando casi por completo uno de los carriles.

Esto hizo que, en torno a la una de la tarde, al confluir los turistas que llegaban al lugar con quienes ya procedían a marcharse, se originase un «auténtico caos circulatorio». Fueron los propios conductores quienes se encargaron de dirigir el tráfico para solventar el problema.

«Esto es falta de previsión por parte del Parque y del Principado. Si ya sabían que este puente iba a hacer bueno y que a los madrileños nos encanta venir en estas fechas a Asturias, ¿por qué no contrataron a una pareja de controladores?», criticó José Manuel Posada, madrileño con una casa en la localidad llanisca de La Borbolla. A pocos metros, el chófer de la cooperativa Taxitur José María Soto 'Titi' era de la misma opinión. «Parece que no quieren que haya turismo, pues permiten que los accesos se colapsen. Es una vergüenza», aseveró.

«Buen ambiente» en Gijón

Las zonas de montaña del centro de Asturias también registraron un importante número de visitantes, en especial el entorno de los lagos de Saliencia, en Somiedo. No obstante, los alojamientos turísticos no salieron muy bien parados, como resaltó Adriano Berdasco, presidente de la patronal, que indicó que «casi todos en esta zona están cerrados todavía».

En Gijón hubo «muy buen ambiente. Vinieron muchas familias», indicaba Tony Amieva, de la Asociación de Cámpings. Y es que recordó que en la ciudad se celebraron varias competiciones deportivas. «Fue un buen fin de semana y en una fecha que no esperábamos», concluyó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate