Un joven de Navia, cuarto motorista fallecido este año en Asturias

Efectivos sanitarios y de emergencias, junto a la motocicleta que conducía la víctima.
Efectivos sanitarios y de emergencias, junto a la motocicleta que conducía la víctima. / E. C.
  • Alfredo I. C., de 34 años, murió al colisionar contra el guardarraíl tras un adelantamiento en la AS-25 en Arbón, en el concejo de Villayón

Un vecino de Navia de 34 años, Alfredo I. C., falleció en la tarde de ayer en un accidente de motocicleta ocurrido en Arbón, en el concejo de Villayón. Al parecer, según explicaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico, perdió el control de la moto de gran cilindrada que conducía en una maniobra de adelantamiento, colisionó contra un coche que circulaba en sentido contrario y salió despedido contra el guardarraíl.

El siniestro se produjo pasadas las cinco de la tarde en el punto kilométrico 9 de la carretera AS-25, que une Villayón con Navia, en dirección a esta última localidad. Hasta el lugar se trasladaron de forma urgente los médicos del centro de salud de Villayón, así como el helicóptero de Bomberos de Asturias y patrullas de tráfico de la Benemérita. Los sanitarios le practicaron las labores de reanimación durante aproximadamente una hora, si bien, transcurrido ese tiempo, solo pudieron confirmar la defunción del hombre.

El motorista era vecino de Navia y había trabajado durante años en Benito Sistemas de Carpintería. La noticia de la muerte de Alfredo I. C., conocido con el sobrenombre de 'el asturiano', dejó conmocionados a sus vecinos.

Se trata del cuarto accidente mortal de motocicleta que se registra en lo que va de año en las carreteras asturianas. El más reciente hasta ayer, era el ocurrido el lunes 13 de marzo. Claudio Fernández Fernández, de 44 años, perdía la vida después de que la motocicleta que conducía en el concejo de Gozón impactase contra un poste del alumbrado público. El accidente se produjo a la misma hora que el ocurrido ayer, cuando la víctima se dirigía a la parroquia de Bañugues por la carretera GO-1. Cuando llegaron los sanitarios de atención primaria de Luanco en la ambulancia al lugar del suceso solo pudieron certificar el fallecimiento del conductor. Pese a la brutalidad del impacto, la motocicleta, una BMW de 1.000 centímetros cúbicos de potencia, solo presentaba un rayón en la zona derecha a consecuencia del roce con el bordillo de la acera. La víctima residía en Candás y era una apasionado del motociclismo.

Los otros dos siniestros con consecuencias mortales se produjeron uno en Las Caldas el 24 de febrero -en el que murió un joven de 25 años- y el primero apenas siete días antes, el 17 de febrero, con el desenlace de un motorista de 50 años fallecido. Los accidentes de motocicletas son el caballo de batalla de la Guardia Civil, que lleva años luchando por la concienciación de la seguridad al volante y persiguiendo los excesos de velocidad.