Los autocaravanistas amenazan con no visitar Asturias si se regulan las áreas

Francisco Blanco habla con Luis Arrontes.
Francisco Blanco habla con Luis Arrontes. / DANIEL MORA
  • El consejero insiste en que «hay que cumplir las normas» y el colectivo advierte de que «supondrá el cierre de los 31 aparcamientos»

«En caso de aprobación del decreto, la primera consecuencia negativa para Asturias será que los usuarios de vehículos autocaravanas de este país dejarán de visitar esa comunidad». La Federación Española de Asociaciones Autocaravanistas ha hecho una seria advertencia al Gobierno regional. No le gusta a esta entidad, que aglutina al Club Autocaravanista del Principado, el decreto que, tal y como adelantó EL COMERCIO, prepara la Consejería de Empleo, Industria y Turismo para regular el camping, la acampada y las áreas de descanso de autocaravanas.

  • La asociación de guías entrega sus premios 2017

  • 'Vuelve al Paraíso', la campaña turística que invita a sentir Asturias

No les gusta, explícitamente, la obligatoriedad que marca el nuevo texto legal, aún sin aprobar, de que esas áreas tengan control de acceso. Que se instalen mecanismos para conocer no solo el número de vehículos que pernocta cada noche, sino las matrículas de los mismos y la identificación de sus usuarios. Según el club asturiano, «supondrá el cierre de las 31 áreas que hay en Asturias», ya que se obliga a los ayuntamientos a hacer una inversión en esas áreas «para la que no tienen presupuesto».

Una línea que respaldan consistorios como el de Cangas del Narcea -que, como el Ejecutivo regional, está gobernado por el PSOE- y el de Mieres. Precisamente, desde este último su alcalde, Aníbal Vázquez ha hecho llegar una carta al consejero socialista, Francisco Blanco, en la que le pide que elimine esa obligatoriedad del decreto.

Y una línea que respaldan también la mayoría de los grupos en la Junta General. La pasada semana Ciudadanos presentó una moción para eliminar esa obligatoriedad del decreto, moción que será debatida el próximo viernes y que cuenta con el apoyo de PP, Podemos e IU.

Un debate que no comprende la Mesa de Turismo de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade). Tal y como dejó claro la patronal, el decreto no solo cuenta con el visto bueno del sector, sino que fue aprobado «por el Consejo Asesor de Turismo». Un ente en el que se encuentran representados todos los grupos parlamentarios, por lo que la Mesa de Turismo mostró su «total perplejidad» ante la moción presentada por Ciudadanos y las posiciones favorables que, a través de este periódico, anunciaron los portavoces de PP, Podemos e IU.

A ellos ya les dijo la pasada semana el propio consejero que «el decreto se aprobará» al considerar necesario «regular el servicio». Unas palabras que volvió a repetir ayer. Según explicó Francisco Blanco «el decreto no tiene por qué suponer el cierre de ningún área. Simplemente se trata de unas normas mínimas. Algunas tendrán que adaptarse, pero no supone el cierre de ninguna».

Como ya hizo en el pleno, el consejero socialista insistió en que «hay distintas razones: medioambientales, paisajistísticas... Hay que cumplir la ley, como la de costas, la de control de viajeros» y apuntó «la necesidad de preservar el derecho a disfrute de determinados espacios públicos por otros usuarios».

En su opinión, es necesario regular el uso de estas áreas, dedicadas al descanso de las autocaravanas durante un máximo de 48 horas, en las que disponen de agua, electricidad y dispositivos para el vaciado de residuos, «para poder seguir ofreciendo un turismo de calidad». Aseguró que el objetivo de su departamento es «que siga habiendo áreas de autocaravanas, nos parece un mercado muy importante, que hay que cuidar y potenciar, precisamente por eso deben contar con las mejores áreas posibles».

La imagen del Urriellu

Las palabrad de Blanco llegaron tras presentar la nueva campaña de promoción turística del Principado. 'Vuelve al Paraíso' es el nuevo eslogan con que la región intentará repetir de nuevo la llegada del turista '2 millones', cifra récord batida durante los dos últimos años. Con un coste de 140.000 euros, la campaña ha sido realizada por la agencia Arrontes y Barrera, ganadora del concurso público abierto por el Ejecutivo que gastará, además, un millón de euros en lanzarla desde hoy en todo el país, sobre todo en Madrid, Barcelona, Castilla y León, Galicia, País Vasco, Valencia y Sevilla. Llegará, además, a Inglaterra, Francia, Italia, Alemania y Portugal. Con imágenes como la del Urriellu, venderá Asturias como paraíso «lejos del estrés que todos sufrimos». Un paraíso, también, para los autocaravanistas.