El Comercio

La concertada confía en que Educación rebaje su plan de eliminar 32 unidades

  • Concapa cree que «esa cifra es una barbaridad» y coincide con Otecas en que la intención de la consejería es suprimir algunos conciertos «de forma definitiva»

Los 22 centros educativos concertados en los que, según la propuesta inicial de la Consejería de Educación, desaparecerían un total de 32 unidades el próximo curso ya preparan sus alegaciones. Como lo están haciendo la patronal, el sindicato Otecas o la federación de padres de la concertada, Concapa. Todos están convocados a una nueva reunión de la comisión de conciertos, mañana. Acudirán a ella unidos y con la intención de que el Principado ceda y rebaje sus planes iniciales. Porque la cifra de 32 unidades que la Consejería de Educación plantea eliminar «es una barbaridad», consideró ayer Sandra Ruiz, de Concapa. Y «debe bajar de todas todas. Además hay argumentos objetivos para ello», respaldó Juan Luis González, de Otecas.

Esperan ambos que la administración se muestre dialogante, que haya cierto margen de negociación y, finalmente, el 'tijeretazo' a la concertada no sea tan grave. Porque, entre otras cuestiones, «se está mermando la libertad de los padres de elegir el centro educativo de sus hijos» -pone de manifiesto Ruiz- y se pone en entredicho el futuro laboral de decenas de profesores -añade González-. Además, según señalan ambos, «esto puede suponer el inicio del desmantelamiento de una etapa» ya que «cuando un centro pierde una unidad en Infantil, al año siguiente no se le permite recuperarla aunque haya ganado alumnos y cumpla la ratio. No hay ni un solo caso en que eso haya ocurrido».

En este sentido, la presidenta de Concapa no oculta su preocupación ante lo que considera una clara intención de la consejería de eliminar algunos conciertos y hacerlo «de forma gradual». Lo dice convencida de que el año que viene «habrá más recortes». El secretario general de Otecas apuntó asimismo que «la administración pretende aprovechar este bache de bajón demográfico -que es eso, un bache que se recuperará en unos años- para quitar unidades definitivamente».

En la reunión que mantendrán mañana, González insistirá en manifestar su desacuerdo con la ratio empleada por la consejería para proponer la eliminación de unidades porque, al contratio de lo indicado en el real decreto sobre conciertos educativos y la propia resolución del Principado, «no está teniendo en cuenta el número de alumnos por profesor sino el número de alumnos por aula». De haber seguido ese criterio, sostiene, la cifra de unidades concertadas perdidas el próximo curso sería significativamente menor.

Decisión «justificada»

Sobre los criterios seguidos tambiés se pronunció ayer el consejero de Educación. Antes de participar en Oviedo en la apertura del XIV Congreso Internacional de Educación Inclusiva, Genaro Alonso defendió que la propuesta que el pasado viernes fue planteada a la concertada «no es arbitraria, está razonada, estudiada y justificada de acuerdo a unos criterios objetivos y medibles». Y añadió que, pese a eso «no queremos aplicar mecánicamente unos criterios, por lo que hemos tenido en cuenta otros factores como la ubicación del centro, su singularidad, la singularidad del alumnado que atiende y, algo que va en beneficio del mantenimiento de algunas unidades, la progresión de los alumnos. Es decir, casos de centros que a día de hoy no cumplen con la ratio media establecida pero si la alcanzan en los próximos dos o tres años, abogamos por mantener ese concierto».

Defendió también el consejero que la intención de su departamento es que las dos redes, la pública y la concertada, «convivan con igual fuerza». Por eso, subrayó, «la caída demográfica deben soportarla ambas redes y no solo una de ellas».

No es lo que opinan Concapa y Otecas. Tanto los padres como el sindicato creen que éste es un mensaje «falso e interesado». Señala Juan Luis González que, cuando en el pasado se incrementaron las unidades en lapública no ocurrió lo mismo con la concertada. Sin embargo, a la hora de reducirlas «sí se habla de hacerlo en equilibrio».

Sandra Ruiz, por su parte, lamentó que estos datos se conozcan en plena fase de prematrícula porque, opina, «echa para atrás a muchos padres».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate