El Comercio

La concertada inicia su lucha por mantener las aulas y el empleo

fotogalería

Trabajadores de la concertada, con pancartas. / PABLO LORENZANA

  • Patronal, sindicatos y padres reclaman que se revise la ratio de referencia y que la negociación se cierre tras el periodo de solicitud de plazas

Primero fueron 90 delegados sindicales los que se hicieron oír en el exterior de la consejería. Tras la pancarta en la que se podía leer: 'Mantenimiento del empleo, mantenimiento de los conciertos', el mensaje de los trabajadores de la enseñanza concertada estaba claro después de que el viernes Educación plantease el cierre de 32 aulas. Dentro, donde se retomó la negociación, la petición de los representantes del sector fue la misma. Para ello, ofrecieron argumentos centro por centro. Y de todo ello tomó nota el director general de Personal Docente y Planificación Educativa, Roberto Suárez. Rebatió algunos motivos, otros no tanto y hubo casos que prometió estudiar.

  • La educación concertada se moviliza en contra de la supresión de aulas

Y con esta intención de «estar abiertos a escuchar a todas las partes» culminó la reunión. Será el viernes cuando se vea si la consejería ha tenido en cuenta las propuestas, que pasan básicamente por revisar la ratio que se toma como referencia (la media de alumnos por aula pública que hay en el concejo donde se ubica el centro) y que, según la concertada, le perjudica claramente en vez de tener en cuenta el número de estudiantes por profesor y aula. «Al ser una media, indica que la mitad de los colegios públicos están por debajo y a nosotros se nos exige estar en el promedio». Volvieron a solicitar que el ajuste de unidades tenga lugar tras el periodo de solicitud de plazas (se abre el 17 de abril), con la demanda real, y urgen la apertura de una negociación sobre el mantenimiento del empleo, tras caducar el acuerdo de 2000, y «no esperar al verano». A la espera de la propuesta del viernes (tras la cual los centros tendrán 10 días hábiles para hacer alegaciones), los padres mostraron su preocupación. «Si sigue este grave ataque, tomaremos medidas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate