La consejera afirma que Asturias «no tiene un problema» con la plaga de la polilla

  • El Gobierno regional modificó a finales de marzo la resolución aprobada para controlar la plaga y amplió el ámbito territorial

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha asegurado hoy que Asturias no tiene "un problema" con la presencia de polilla guatemalteca en las plantaciones de patata dado que la dimensión de la plaga es "muy pequeña" en el Principado.

En rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, Álvarez ha señalado, a preguntas de los periodistas antes las críticas de algunas organizaciones agrarias por la cuantía de las ayudas, que el Principado está desarrollando "ejemplarmente" el decreto del Ministerio de Agricultura para combatir la plaga.

En este sentido, ha recordado que Asturias ha sido la primera comunidad en levantar la patata sembrada en las zonas afectadas y que ha retirado ya 21.600 kilos del tubérculo, lo que ha generado el pago de indemnizaciones por importe de 17.000 euros a 200 productores.

Dichas compensaciones, que no llegan a cien euros por productor y que fueron consensuadas con la Xunta de Galicia -donde también se ha detectado la presencia de la polilla-, son "suficientes y adecuadas" y cubren, según Álvarez, los costes de producción dado que se trata de agricultores no profesionales que plantan para autoconsumo.

El Gobierno regional modificó a finales de marzo la resolución aprobada para controlar la plaga y amplió el ámbito territorial fijado hasta entonces por el que se prohibía la siembra de patata en San Tirso de Abres, Vegadeo, Castropol y Taramundi y en determinadas zonas de los concejos de Navia, Valdés y Cudillero.

Tras detectarse un foco en Gijón, a 33 kilómetros de la zona afectada más oriental conocida (Cudillero), la Consejería necesita disponer de la mejor información posible sobre las parcelas cultivadas de patata por lo que amplía la prospección a todo el litoral al tratarse de la zona donde, según los datos de que se dispone, podría ser el área de propagación preferente de la plaga.

La nueva resolución obliga a los agricultores de Pravia, Muros de Nalón, Soto del Barco, Illas, Corvera, Castrillón, Avilés, Gozón, Carreño, Villaviciosa, Colunga, Caravia, Ribadesella, Llanes y Ribadedeva a informar a la administración autonómica de todas las parcelas donde tengan plantada patata o prevean hacerlo.