El Comercio

El Principado recoge 20.925 kilos de patata afectada por la polilla en un mes

video

El presidente vecinal y los opearios de Tragsa, ayer, al inicio de la recogida en Monteana. / CITOULA

  • El director de Desarrollo Rural asegura que las indemnizaciones se empezarán a pagar «a principios de mayo»

La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales finalizó ayer en la parroquia gijonesa de Monteana la recogida de patata para siembra de los concejos y poblaciones afectadas por la polilla guatemalteca. En esta campaña, que comenzó el 23 de marzo, el Principado recepcionó 20.925 kilos de tubérculo infectado por la Tecia solanivora. Es la patata, comprada o casera, reservada para la siembra y que estaba almacenada para su cultivo en las zonas por donde avanzó la plaga.

El concejo de Vegadeo es el que más ha contribuido en esta campaña de retirada e intervención para frenar la polilla guatemalteca. Se recogieron 8.716 kilos de patata de siembra. Castropol, con 6.705 kilos entregados, es el segundo en la estadística. En cuanto a la patata no certificada, la casera, se recogieron 1.604 kilos en cinco concejos -San Tirso de Abres, Vegadeo, Taramundi, Castropol y Gijón-. Fue en Taramundi, donde hubo mayor cantidad, 633 kilos.

En Monteana se recogieron ayer 238 kilos de tubérculo de ocho vecinos, alguno de Poago y San Andrés pero que están afectados al encontrarse en un radio de un kilómetro de los dos focos declarados en la parroquia. De ellos, 88 correspondieron a patata no certificada. El camión de Tragsa estuvo estacionado junto a la sede vecinal a la espera de que los vecinos depositaran la patata.

Recibieron, a cambio, un documento que les permitirá cursar la indemnización en las oficinas comarcales. Les pagarán 0,70 euros por kilo de patata de siembra certificada y no utilizada, previa presentación de factura de compra (debe haber sido adquirida antes del 5 de marzo pasado). Para la no utilización del tubérculo de siembra, de reempleo en la propia explotación, se estableció 0,30 euros por kilo.

El director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, aseguró que los primeros pagos llegarán en mayo. «La semana pasada se abrió la ventanilla única y la idea es hacer paquetes cada quince días. Los primeros damnificados tendrán su dinero a principios de mes», dijo, tras destacar que «hay dinero disponible, no habrá retrasos solo se necesita tiempo para la tramitación».

En Monteana, según el presidente vecinal, José Ramón Pérez Cotarelo, «hay quince familias con cultivo. La mitad ya sembró, así que les tocará sacarlas y entregarlas», comentó. En quince días, según advirtió el director de Recursos Naturales, realizarán la recolección de la planta de patata en la parroquia, el último lugar donde se detectó un foco.

En el Occidente, la recogida ya empezó en Semana Santa y ayer continuaba en Vegadeo. En este tiempo, se recogieron 3.760 kilos de masa vegetal que se extendían en 4.173 metros cuadrados de cultivos de los concejos de San Tirso de Abres (40 kilos), Vegadeo (2.942) y Taramundi (778). Cuando el terreno es muy grande, la consejería pone una fresadora para triturar y enterrar el vegetal. La máquina actuó ya en 3.550 metros cuadrados de terreno de San Tirso de Abres y Taramundi. Según Casas, el plan es concluir esta segunda fase de la campaña en torno al 10 de mayo.

300 trampas

Mientras, en las instalaciones de la Compañía para la Gestión de los Residuos Sólidos en Asturias (Cogersa) continúan con las labores de destrucción y eliminación del material. Han eliminado ya 22.660 kilos de patata de siembra y planta de tubérculo afectada por el patógeno. Desde la consejería indicaron que se ha recurrido a tres bañeras para la eliminación de la patata y la planta. La primera fue el 29 de marzo, donde se destruyeron 9.500 kilos. A ésta siguieron las del pasado día 4 con la eliminación de otros 7.960 kilos y ayer mismo se deshicieron de 5.200 kilos.

Según el director general, «es un tema social». Las 300 trampas de feromonas instaladas en Asturias no han dado muestra positiva de la polilla. Y advirtió de que estarán especialmente vigilantes a partir de ahora ya que «a principios de mes empezará a volar una nueva generación de mariposas que ha pasó el invierno en crisálida».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate