Los empresarios reclaman participar en el diseño de la nueva FP Dual

  • Los sindicatos plantean que el contrato «se haga dentro del convenio colectivo del sector, ya que con esta modalidad se abarata mano de obra»

El anuncio del nuevo modelo de FP Dual que la Consejería de Educación quiere impulsar, extendiéndolo a tres años de duración y con más horas en la empresa, fue acogido ayer por patronal y sindicatos con «sorpresa», «malestar» y «cautela». Sorpresa generalizada, porque el Gobierno regional se había comprometido, dentro del acuerdo de concertación social, a que los nuevos modelos de FP Dual se analizarían en el seno del Consejo Regional de la Formación Profesional. Sin embargo, el departamento de Genaro Alonso lo dio a conocer anteayer públicamente, señalando que lo trasladará al consejo en mayo. Y tras la sorpresa inicial, llegaron las valoraciones.

Hay unanimidad entre empresarios y sindicatos en asegurar que el modelo que más les convence es el impulsado por la Consejería de Empleo, negociado con los agentes sociales y que supone que los alumnos, durante tres años, cobren gracias a un contrato de aprendizaje y formación sujeto a convenio, proporcional a las horas trabajadas. Finaliza este año y les gusta, pese a que, como recuerda el secretario de Empleo y Formación de CC OO, Adrián Redondo, «el impacto fue inferior al que se esperaba». De sesenta plazas previstas se cubrieron 49 y fue con alumnado que ni estudiaba ni trabajaba en ese momento ni tiempo atrás e inscrito en el Registro de Garantía Juvenil para acceder a la subvención del Fondo Social Europeo a la contratación en los primeros años.

Materias y evaluación

Al proponerse en este nuevo modelo, en el que los estudiantes del segundo y tercer curso trabajarían tres días a la semana en la empresa con una beca o un contrato de formación, la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) entiende que es «un avance positivo» y no se opone a la reclamación que hacen los sindicatos de que dicho contrato «se realice bajo el paraguas del convenio colectivo del sector». «De hecho, así se está haciendo con la FP Dual de Empleo y lo hemos apoyado», recordó el director general de Fade, Alberto González. Pero también advierte de que la patronal quiere tener «voz» en el diseño de este nuevo modelo. «Financiar por financiar, no. Queremos tomar parte en las materias que se imparten y en la evaluación de los alumnos, porque de lo que se trata es de que salgan bien formados para, nada más acabar, incorporarse a trabajar», añade González. El director general de Fade también es partidario que exista una relación directa entre empresas y sistema educativo para anticiparse a las necesidades del sistema productivo. «Tenemos que ser proactivos, no reactivos. Adelantarnos».

Adrián Redondo insistió en la necesidad de «un contrato bajo el convenio colectivo del sector, ya que se está utilizando para tener mano de obra barata». Los alumnos están sujetos a la voluntad de la empresas de pagarles una beca. Si no, la consejería les abona los gastos de desplazamiento. CC OO pidió que el modelo educativo no se implante de «forma unilateral», como, dice, se hizo con el vigente y que ha sido mejorado con la intervención de los agentes sociales al exigir, por ejemplo, que los alumnos no se empleen para sustituir vacaciones o festivos. El secretario de Política Industrial de UGT, Juan José García, aludió al estudio que hay pendiente sobre cuáles serían los sectores prioritarios y pidió tener más datos sobre cómo va a ser ese contrato y la aportación de las empresas.