«La Constitución está para controlar las ansias de venganza de la gente»

Ignacio Villaverde, durante la ponencia.
Ignacio Villaverde, durante la ponencia. / Álex Piña
  • El catedrático Ignacio Villaverde acusa un aumento de desconfianza social por decisiones judiciales basadas en normas no escritas

Ignacio Villaverde, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo, abordó ayer en una conferencia celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de Asturias la evolución de los derechos fundamentales recogidos en la Constitución. «Tras cincuenta años de constitucionalismo sólido se ha vuelto a imponer el derecho natural, con normas no escritas», explicó Villaverde en el acto, convocado por la Real Academia Asturiana de Jurisprudencia. Para ilustrar su tesis, el catedrático comparó los dos polémicos autobuses que en las últimas semanas han recorrido las calles españolas, el de Hazte Oír y el 'tramabús' de Podemos. En el caso del primero, Villaverde señaló que la decisión judicial de prohibir su circulación se basó en «un derecho que no existe, el de un colectivo a no ser ofendido». Sin embargo, el catedrático apuntó que en el 'tramabús' que desde esta semana transita por Madrid con imágenes de políticos y personalidades investigadas por presunta corrupción, «sí se estaría incurriendo en lesión del derecho al honor recogido en la Constitución. Son personas no condenadas penalmente, a excepción de Rato, y sin embargo se dice que cometieron delitos». «El argumento que se escucha es que la lucha contra la corrupción justifica ese tipo de campaña», analizó. Con casos como los comparados, Villaverde considera que se genera una «incertidumbre y desconfianza que acaba destruyendo las bases de la convivencia». «La Constitución está para controlar las ansias de venganza de la gente», defendió el que fuese durante tres años letrado del Tribunal Constitucional.

Temas