El Comercio

La necropsia detecta hemorragias internas en los osos de Cangas

Uno de los osos hallados muertos en Cangas del Narcea.
Uno de los osos hallados muertos en Cangas del Narcea. / E. C.
  • El Serida no apreció indicios de pelea y aclara que las fracturas que sufrieron los plantígrados «no son letales»

El director del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida), Ramón Juste, aportó ayer nuevos datos sobre los primeros resultados de la necropsia practicada el viernes y sábado pasados en las instalaciones que la citada entidad tiene en Deva a los cuerpos de los dos osos hallados muertos en las cercanías de la localidad de Combo, en Cangas del Narcea. El Serida detectó «derrama de fluidos en las cavidades abdominal y torácica», es decir, hemorragias internas que podrían ser causa de una caída, pero también de un envenenamiento, según indicó el mismo técnico. Los dos osos aparecieron muertos, semisumergidos en el arroyo Cimera, dentro del territorio del parque de Fuentes del Narcea.

Fue un vecino de la zona que había ido a controlar sus colmenas quien dio la voz de alarma -y avisó al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil- tras toparse con los dos animales muertos.

Aunque oficialmente el Gobierno regional solo descarta una muerte por disparos, la necropsia tampoco ha apreciado signos de que se hubiera producido una pelea entre los dos animales.

Sobre el alcance que pudieron tener las fracturas óseas halladas (dos en cada oso, según los datos que facilitó el Principado al poco de descubrirse los cadáveres), Ramón Juste considera que «no son letales».

A partir de ahora, la investigación sobre lo sucedido queda pendiente de los análisis que requieren laboratorio, divididos en dos partes: los que realizará el propio Serida, que podrían estar concluidas en el plazo de entre siete y quince días, y los toxicológicos, que serán hechos por un laboratorio especializado cuyo nombre no fue desvelado, pero que con toda probabilidad no será asturiano. Uno de los aspectos más llamativos de la muerte de estos dos osos es que no es frecuente que dos ejemplares adultos, grandes y bien alimentados, según lo apreciado en la necropsia, fallezcan por causas naturales el mismo día y a pocos metros de distancia entre sí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate