El Comercio

La Fundación Alzhéimer Asturias alerta del «aumento de casos entre jóvenes»

  • La entidad registra un 4% de pacientes de entre 30 y 59 años y apunta como posible causa el consumo de drogas y alcohol desde edades tempranas

Tiene 30 años. No da su nombre porque no quiere y, también, porque no puede. Comenzó con ligeras pérdidas de memoria. Le costaba recordar el nombre de sus amigos. Ahora ya no sabe el suyo. Ni siquiera sabe el de su enfermedad, pese a que lleva uno en mayúsculas: Alzhéimer. Dolencia que se caracteriza por la muerte progresiva de las neuronas y la disminución de la capacidad de síntesis de mediadores químicos. En resumen, el cerebro deja de saber qué tiene que hacer. Como el del joven de 30 años que no sabe su nombre.

El suyo es uno de los casos que más preocupa a la Fundación Alzhéimer Asturias. «Hay un claro aumento de casos entre jóvenes. Personas de entre 30 y 59 años, una franja de edad en la que esta enfermedad solo se manifiesta en un 1% de las veces. Ahora estamos ya en el 4%».

Laureano Caicoya es el presidente de la entidad en Asturias, que trabaja directamente con más de 2.200 personas. «Los expertos dicen que la edad es un primer factor de riesgo para esta enfermedad, por lo que lo habitual es que los enfermos tengan más de 60 o 65 años». Sin embargo, en los últimos tiempos, «hay pacientes de entre 30 y 59 años en los que, además, no hay factores de herencia, sino un alto número de casos de alcoholismo».

De acuerdo a los informes clínicos con los que trabaja la Fundación Alzhéimer Asturias, Caicoya segura que «existe una gran preocupación en la administración sanitaria, que ha comprobado como el consumo a edades tempranas de alcohol o drogas repercute, directamente, en la capacidad neurológica».

«Mueren en cuatro años»

Porque, aunque se desconocen las causas de la enfermedad, los expertos apuntan factores genéticos, tóxicos o ambientales. En el caso de los jóvenes, los neurólogos ven clara la relación entre consumo de alcohol y pérdida neuronal. Con el agravante de que el alzhéimer en jóvenes «es radical. Muy duro. Avanza rápidamente y la muerte llega, de media, a los cuatro años de diagnosticarse la enfermedad».

Por ese motivo, además de concienciar contra el consumo de drogas y alcohol, desde la Fundación Alzhéimer Asturias ofrecen asesoramiento y terapia a enfermos y familias. «Lo hacemos de forma gratuita, con la colaboración del Colegio de Médicos». Tras haber pasado el mes de marzo en la sede ovetense del órgano colegial, ahora están en la de Gijón. «Nos ceden el salón de actos de su local, que está en la avenida de la Constitución. Todos los lunes, de 17 a 19 horas, ofrecemos cursos de apoyo psicológico y reuniones con familiares», explica Caicoya.

Unas citas que van dirigidas, sobre todo, «al cuidador», que es la persona sobre la que recae todo el peso de la enfermedad, por lo que un equipo multidisciplinar responde a sus dudas, realiza terapia frente a sus angustias y ofrece apoyo «que es lo que más necesitan las familias». Las terapias son de carácter gratuito y se realizarán los días 8, 15, 22 y 29 de mayo, así como el 5 de junio.

«Es una epidemia»

Caicoya reitera un mensaje ya repetido por los expertos. «Estamos ante una epidemia. Ahora mismo hay más de un millón de españoles afectados y 45 millones en todo el mundo. Es la segunda causa de muerte, tras las enfermedades cardiovasculares. Hasta ahora era una enfermedad relacionada con la vejez, pero estamos viendo que no es así, que la sociedad está cambiando y, con ella, esta demencia».

Una que no tiene cura. «Solo hay fármacos paliativos y terapias no farmacológicas». Los expertos defienden la necesidad de ofrecer «estimulación, programas de memoria, lenguaje, ocupacionales, talleres de memoria. Todo lo que pueda servir para ralentizar la pérdida de memoria».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate