El Comercio

«No nos vale este caramelín», claman los padres tras salvar cuatro aulas concertadas

  • Patronal, sindicatos y familias se reúnen para consensuar posturas y los centros valoran recurrir a los tribunales

La resolución sobre los conciertos educativos será definitiva a partir de hoy. Ésta es la previsión de la Consejería de Educación, que el viernes dio a conocer que el recorte de aulas será inferior al anunciado: ya no serán 32 las aulas afectadas, sino 28 al haber atendido las alegaciones de cuatro centros de las Cuencas. Mantendrá un aula de Infantil en el Beata Imelda-Santo Tomás, en Langreo; otra, en Santo Domingo de Guzmán, en Mieres; una unidad mixta en San José de Sotrondio (San Martín del Rey Aurelio) y el ciclo formativo de grado superior de Administración de Sistemas Informáticos en Red que imparte el colegio Sagrada Familia-El Pilar, en Lena. Ahora, patronal, sindicatos y familias se reunirán para consensuar posturas, pero que «del mayor recorte sufrido hasta ahora», como señalaron en su momento, Educación solo haya atendido a cuatro alegaciones les parece «escaso» e «insuficiente».

La Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) fue la más beligerante ayer. «No nos vamos a conformar con el caramelín de la consejería», señaló su presidenta en Asturias, Sandra Ruiz. «La comisión de conciertos de negociadora no tuvo nada -añadió- y ahora pretenden que con este caramelo nos apacigüemos. Pretenden dar la imagen de que, tal y como dijeron, el recorte no era definitivo y han estudiado las alegaciones, pero lo cierto es que hay más aulas que se pueden mantener».

Un consejero «perdonavidas»

Habla, por ejemplo, de la de primero de la ESO del colegio San José de Sotrondio, «que cumple con la ratio establecida» y a la que Educación se la prorrogará durante un año. En esta situación (aulas de primero de Secundaria) están también San Antonio de Langreo, la Fundación Masaveu de Oviedo y La Salle, de Ujo, para el que la consejería pide una ratio de 22 alumnos por aula, (la fijada para todo el concejo de Mieres), «siendo Ujo una población de poco más de 2.000 habitantes».

A la espera de esa reunión a tres bandas, Concapa ya advierte de que «los padres piden movilizaciones», como ya ha sucedido en Ujo y en Sotrondio. Creen, además, que «de la baja natalidad se puede sacar algo bueno, como es la mejora de la calidad educativa bajando las ratios mínimas».

Mientras, el sindicato Otecas ha trasladado a los tribunales su intención de impugnar la ratio establecida (alumnos por aula, sin tener en cuenta el profesor) y prepara ya la demanda. Considera que, si se tuviese en cuenta dicho factor (profesor), solo se cerrarían «cuatro o cinco unidades». Los centros, por su parte, esperan por la notificación oficial para decidir qué pasos dar. Entre las opciones, presentar un recurso potestativo a la propia consejería o uno contencioso-administrativo.

En este contexto, representantes del PP visitaron el colegio La Salle de Ujo, donde aludieron a la «benevolencia» del «consejero perdonavidas» al salvar cuatro aulas.

Para el grupo parlamentario, el recorte es «injusto» porque anunció los cierres en pleno periodo de matriculación, «lo que ha influido en las familias y ha sido especialmente dañino». Declararon su «frontal oposición» y criticaron que «no flexibilice las ratios y tenga en cuenta al alumnado de necesidades especiales».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate