El Comercio

La concertada cifra en 250 los empleos que destruirá en 13 años el recorte de aulas

Carlos Robla, de Escuelas Católicas; José Manuel Pimenta, de la Concapa; Juan Luis González, de Otecas; Adolfo Congil, de USO; y Jesús Llavana, del Sindicato Independiente de Enseñanza.
Carlos Robla, de Escuelas Católicas; José Manuel Pimenta, de la Concapa; Juan Luis González, de Otecas; Adolfo Congil, de USO; y Jesús Llavana, del Sindicato Independiente de Enseñanza. / DAMIÁN ARIENZA
  • Convoca una protesta este jueves en Oviedo contra lo que califican como una «demolición controlada de la red»

La educación concertada calcula que el próximo curso se destruirán de cuarenta a cuarenta y cinco puestos de trabajo. De mantenerse el actual ritmo de supresión de unidades -treinta en el curso que entra- y debido a que la eliminación comienza por los niveles de Infantil, la concertada estima en 250 los puestos de trabajo que se perderán, entre docentes y personal de administración y servicios.

Y ante lo que consideran «una demolición controlada de la red», seis organizaciones -Concapa, Escuelas Católicas, CECE, Otecas, La Federación de Enseñanza de USO y FSIE) han convocado una manifestación para este jueves en Oviedo.

Se da la circunstancia de que en la misma ciudad, día y hora, las seis de la tarde, está prevista otra protesta. En este caso, promovida por UGT, Comisiones Obreras, CSIF, Suatea, Anpe y CSI. Y en la que reivindicarán la recuperación de los derechos laborales. «Ellos eran conocedores de que nosotros habíamos fijado esa fecha», señaló ayer Juan Luis González, secretario general de Otecas (Organización de Trabajadores de Enseñanza Concertada de Asturias), que prefirió «no opinar» sobre una posible contraprogramación. A pesar de la coincidencia de la convocatoria, las protestas no se encontrarán durante su recorrido por Oviedo. La concentración a favor de la red pública se llevará a cabo frente a la Consejería de Educación, en la plaza de España, mientras que la concertada marchará desde la estación de Renfe hasta la plaza de la Escandalera. «Pedimos que nuestros medios sean los mismos que los que se destinan a los centros públicos», destacó González. En opinión de Adolfo Congil, de USO, «hay un contexto puramente ideológico que no se puede separar de lo que está ocurriendo en otras comunidades como Valencia, Extremadura o Aragón. Es una batalla contra los centros concertados».

Emprender la vía legal

«Incluso aplicando la ratio, habría unidades que se podrían salvar y otras que no llegan por decimales. Con 14,60 alumnos sobre una ratio de quince, quitan unidades. No vemos predisposición a negociar», dijo González.

En la concertada recordaron que algunos de los centros afectados por la supresión de unidades estudian emprender la vía legal y hay otros que «van a plantear un recurso potestativo, que podría ser resuelto por el consejero». La concertada cuenta con 30.000 alumnos y da empleo a 2.900 personas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate