El Comercio

«Una muerte tan injusta nos rompe el corazón y nos llena de rabia»

fotogalería

El féretro de la pequeña Celia llega a la iglesia de Santo Tomás de Cantobery, en Avilés. / Patricia Bregón

  • Cientos de personas arropan a la familia de la niña avilesina que ha fallecido por una meningitis provocada por la bacteria del neumococo

“Esta muerte tan injusta nos rompe el corazón y nos inunda de rabia, incomprensión y desconcierto. Estamos destrozados”. Son palabras que el párroco José Antonio González Montoto ha dirigido a Luis Alfonso Ovalle y Paloma Menéndez, los padres de la pequeña Celia, su única hija, de dos años, a sus abuelas y al resto de familiares, durante el funeral celebrado esta tarde en la iglesia parroquial de Santo Tomás de Cantobery, en Avilés. La pequeña falleció en la madrugada de este miércoles en el Hospital Universitario Central de Asturias por una meningitis provocada por la bacteria del neumococo.

Amigos, miembros de la comunidad educativa del colegio Peñamayor de Siero, en el que estaba escolarizada, y una amplia representación de Foro Asturias con su presidenta, Cristina Coto, a la cabeza, han arropado a la familia en el oficio. También han acudido presidentes de juntas locales y miembros del partido, al que pertenece la madre, ex concejala en el Ayuntamiento de Avilés y consejera de Bienestar Social durante el gobierno de Francisco Álvarez-Cascos.

Tras las exequias el cadáver ha recibido sepultura en el cementerio parroquial de San Martín de Laspra (Castrillón).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate