El Comercio

La concertada pide a Educación que «rectifique» tras el recorte de 28 aulas

fotogalería

Profesores y padres portan cartulinas con el lema de la manifestación 'Sí a la enseñanza concertada en igualdad y libertad'. / ÁLEX PIÑA

  • 3.000 personas defienden en Oviedo «los buenos resultados de los centros y el derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza»

«Si existe libertad sindical y de partidos y la Administración proporciona los medios para que sean reales, ¿por qué no ocurre lo mismo con la Educación? La libertad de enseñanza está recogida en la Constitución y es un principio de una sociedad democrática. La existencia de centros diversos es un bien para toda la sociedad». Son palabras del secretario general de Escuelas Católicas a escala nacional, José María Alvira, que ayer se trasladó desde Madrid a Oviedo para apoyar a los centros de la concertada en la manifestación convocada contra el recorte de 28 aulas aprobado por la Consejería de Educación. Como él, 3.000 personas (padres, alumnos, profesores, sindicatos y patronal) recorrieron la calle Uría de Oviedo para defender «el derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza que quieren para sus hijos» y reclamar a Educación que «rectifique» y «no discrimine» a un sector formado por 71 centros, 30.000 alumnos y cerca de 3.000 trabajadores.

Se sienten discriminados porque en la comisión de conciertos «no ha habido negociación» y se han aplicado ratios que «no se corresponden con el reglamento o que, incluso cumpliéndolas, hay cierres», decía Otecas. Y subrayan que «la dotación de medios humanos y materiales tampoco es igual en todos los centros sostenidos con fondos públicos cuando, además, los «buenos resultados» les avalan. «En los informes internacionales», pero «también en la aplicación eficiente de los recursos públicos y en la atención del alumnado».

Atención a la exclusión social

Lo decía el profesorado mientras marchaba hacia la plaza de la Escandalera. «Ya está bien de decir que a la concertada va la gente rica. En los pueblos atendemos al alumnado en exclusión social. Se les da comedor gratis, libros... Garantizamos derechos sociales que, si cerramos, ya no van a volver. Ya nos echarán de menos los alcaldes cuando no estemos», afirmaba una docente del Centro de Formación Profesional El Prial, de Infiesto.

Un poco más atrás iba Miguel Otegui, profesor de Primaria del Santa María del Naranco, en Oviedo, con experiencia en negociaciones con Educación. «De puertas para dentro dicen que les conviene que haya escuela concertada, porque les salimos más baratos. El sueldo es inferior, tenemos mayor ratio y el número de horas de clase de cada profesor es mayor, pero luego se nos utiliza como instrumento político. Somos moneda de cambio para acuerdos con IU o Podemos». El consejero de Educación, Genaro Alonso, señaló que «no se trata de recortes. Recortar es quitar cuando hay lo mismo, pero es que no hay lo mismo», dijo, en referencia a que «hay menos alumnos». Reiteró que la decisión se ha tomado teniendo en cuenta «criterios objetivos y medibles» y ha habido «flexibilidad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate