El Comercio

La moda de grabarse escanciando un culín causa furor

Rodrigo Cuevas.
Rodrigo Cuevas. / E. C.
  • Famosos y personajes anónimos se suman al #SidraChallenge

Pocos gestos hay tan asturianos como coger una botella, elevarla al cielo y dejar que la sidra golpee el borde del vaso. Y ese es el gesto que, en los últimos días, se extiende como la pólvora por todo el mundo. En diferentes redes sociales y bajo la etiqueta #SidraChallenge, cada vez son más los que se unen a este movimiento que busca poner en valor una de las mayores señas de identidad de los asturianos: la sidra y su escanciado.

El funcionamiento es el mismo que en otras cadenas de mensajes, como el que animaba a todo el mundo a bañarse en el mar o a echarse un cubo de agua por la cabeza en favor de la lucha contra la ELA. En esta ocasión, la cosa está en que asturianos y 'foriatos' escancien con mayor o menor fortuna y lo compartan a los cuatro vientos, invitando o nominando a otros conocidos para que hagan lo mismo. Ya se han sumado decenas de escanciadores anónimos, en diferentes partes del mundo -alguno hay que prueba desde Sudamérica-, pero también otros más conocidos: los actores Roberto Álvarez y Félix Corcuera, los músicos Ramón Blanco, de Los Berrones -que lo hace en un tejado- y Rodrigo Cuevas -que aporta les madreñes para darle aún más sabor asturiano-, las periodistas Sonia Fidalgo y Arantxa Nieto y el guionista y director Maxi Rodríguez. Como decimos, si usted quiere sumarse, la mecánica no puede ser más sencilla: escanciar, beber, nominar a tres amigos y subir el vídeo a las redes sociales acompañado por el hashtag #SidraChallenge. Además, si quiere tomar nota de cómo se echa un buen culín, puede usted verlos todos juntos en ELCOMERCIO.es. Además, aunque lo ideal es tener a mano una botella de sidra de Asturias, si se está en la Antártida o en el Polo Norte y no hay manera de conseguirla, serviría hacer el gesto con cualquier otro líquido o, simplemente, con una botella vacía.

En apenas un par de semanas, este reto sidrero acumula ya cientos de miles de reproducciones. Habrá que mantenerse atento, porque el #SidraChallenge solo acaba de empezar y no se sabe hasta donde podrá llegar. Pase lo que pase, que corra la sidra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate