El Comercio

Sanidad investiga la bacteria por la que falleció la niña de Avilés pese a estar vacunada

A la derecha, Paloma Menéndez Prado, madre de la niña fallecida, accede a la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery agarrando un peluche. Tras ella, su marido.

A la derecha, Paloma Menéndez Prado, madre de la niña fallecida, accede a la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery agarrando un peluche. Tras ella, su marido. / PATRICIA BREGÓN

  • La niña fallecida en el HUCA sufrió una meningitis provocada por un neumococo

La niña de dos años que el miércoles falleció en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) presentaba una meningitis provocada por la bacteria del neumococo. Los análisis descartaron la presencia de meningococo, que es la bacteria que con mayor frecuencia desencadena una meningitis. El laboratorio de microbiología del HUCA sí detectó la presencia de 'streptococcus pneumoniae', bacteria que, cuando ataca al organismo, tiende a ser más agresiva. Este tipo de casos son más frecuentes en niños que en adultos.

En un comunicado, la Consejería de Sanidad manifestó ayer que está a la espera de los resultados de la autopsia «para conocer la causa última de la muerte de la pequeña». También aguarda por los estudios anatomopatológicos que se lleven a cabo para saber qué serotipo de neumococo desencadenó la infección. Existen 90 tipos distintos de neumococo. La vacuna -obligatoria- que en Asturias se dispensa a los niños a los dos, cuatro y once meses -bajo la marca comercial de Prevenar- contiene partes de trece de esos serotipos de la bacteria, los más agresivos y de los que se tiene constancia que pueden generar infecciones graves, que es de los que protege.

Se da la circunstancia de que la pequeña fallecida -hija única de una exconcejala de Foro en el Ayuntamiento de Avilés y exconsejera de Bienestar Social- cumplía con el vacunario completo, es decir había recibido la vacuna del neumococo. Además, explicó el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, también «había sido vacunada frente al meningococo B», una vacuna que es voluntaria y cuya escasez provoca que llegue a las farmacias con cuentagotas.

Si la niña estaba vacunada, ¿por qué falleció? Es lo que deberán determinar ahora la autopsia y los resultados de los cultivos, que se espera conocer en los próximos días. «Solo si la bacteria crece se podrá saber el serotipo que desencadenó la infección», explicó Ismael Huerta, jefe del Servicio de Vigilancia Epidemiológica del Principado. Es decir, si fue causada por uno de los trece tipos incluidos en la vacuna o de los 77 restantes. De darse la primera de las hipótesis, se confirmaría que la profilaxis no habría sido efectiva. Cabe recordar que la vacuna del meningococo tiene una efectividad de en torno al 95%. También existiría la posibilidad de que la infección se produjera por un serotipo «no incluido en la vacuna o deberse al estado de salud de la menor». En este sentido, la coordinadora del Grupo de Trabajo de Vacunas de la Sociedad Española de Pediatría, Belén Aguirrezabalaga, advirtió ayer en declaraciones a Europa Press de que el neumococo es un germen «muy agresivo» sobre el que ha disminuido la percepción de riesgo desde que los niños están «parcialmente protegidos» por la vacuna. Con todo, considera que ésta siempre es recomendable para prevenir los «tipos más prevalentes» del neumoco. La experta también recomendó aumentar la vigilancia de estados febriles y las medidas de higiene.

Descartada la sospecha de una infección meningocócica, se confirma también el mensaje lanzado el miércoles por la Consejería de Sanidad de desvincular el caso de la niña avilesina con el del adolescente de Oviedo que también esta semana ingresó en la UCI del HUCA por un cuadro compatible con una sepsis meningocócica. La buena evolución del menor, de trece años y alumno del colegio Nazaret, permitió su traslado a planta ayer por la tarde.

La confirmación de su caso, el primero de meningitis por meningococo de este año en Asturias, obligó a la Consejería de Sanidad a aplicar el protocolo de prevención previsto para estos casos tanto en el entorno familiar como escolar del menor y que consiste en la dispensación de antibiótico a las personas que hubieran mantenido un contacto estrecho y prolongado con el enfermo. Por precaución, el miércoles también se comunicó este protocolo al centro al que acudía la niña avilesina, el colegio Peñamayor (en Siero). No obstante, al conocerse ahora que la bacteria que provocó su meningitis fue la del neumococo, «no es preciso tomar medidas adicionales», informó ayer la coordinadora de Salud Pública del área sanitaria IV a la dirección del centro. Y eso, porque «es muy raro» que en estos casos haya contagios, explicó Huerta.

Condolencias

Compañeros de partido de la madre de la niña fallecida y el resto de grupos con representación en la Junta General del Principado enviaron ayer un mensaje de apoyo. Fue la diputada de Foro Carmen Fernández quien, visiblemente emocionada y con la voz entrecortada, mandó un «fuerte abrazo» a la exconsejera y a su familia, que están pasando «un momento tan duro». El presidente de la Cámara, Pedro Sanjurjo, se sumó a las condolencias en nombre de todo el Parlamento, al igual que hizo la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez. También la alcaldesa de Avilés inició el Pleno trasladando el pésame de toda la Corporación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate