El Comercio

El Fapas denuncia el acoso de unos turistas a una osa y los guías lo niegan

video

Osa acompañada por una cría. / FAPAS

  • La organización asegura que una empresa acercó a los visitantes a 200 metros de una madre. «Ni siquiera la pudimos ver», responde el grupo

La recuperación del oso aviva otro turismo y con él llegan nuevos conflictos. El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas), entidad que desde 1982 trabaja por la especie, denunció ayer el acoso «a las osas reproductoras en el Parque Natural de Somiedo». En su comunicado distingue las observaciones que se hacen «desde grandes distancias acompañados de catalejos y prismáticos» de aquellas organizadas por empresas con guías propios.

A juicio de la asociación que preside Roberto Hartasánchez, «los altos precios» que cobran les impulsarían a realizar «actuaciones ilícitas». Según su versión, la semana pasada turistas acompañados de un guía de la empresa leonesa Wildwatching «fueron sorprendidos acosando a una hembra y a sus cachorros, situándose a escasos doscientos metros de ella para poder hacer una observación en exclusiva». La organización tacha el comportamiento de «carente de ética ambiental, además de ser constitutivo de delito». El acoso a la especie protegida, destaca, puede derivar en la muerte de los oseznos «al obligar a la hembra a abandonar su lugar de refugio y situarse en una situación de riesgo». En su comunicado, el Fapas anticipa que denunciará los hechos ante el Principado y la Guardia Civil.

Wildwatching, por su parte, exigió una «rectificación inmediata» y estudia acciones legales contra el Fapas. Según recuerda, el guía señalado trabajó diecisiete años como agente medioambiental para el Principado. El día de autos iba con dos turistas, que abonan 90 euros por una jornada completa, y supieron de la presencia de una hembra con dos cachorros. «Accedieron a una zona de uso público, se ubicaron en un punto de observación habitual; ni siquiera la pudimos ver porque llegaron tarde», afirma Iñaki Reyero, uno de los socios de la empresa. El trabajador acusa al Fapas de «sensacionalismo» y vincula la denuncia a disputas anteriores. «Ellos sostienen que los osos están desapareciendo en la zona oriental y nosotros creemos que se recuperan», indica.

Sofía González, guía de Somiedo Experience, asegura que fue ella quien descubrió a la osa y que, por consejo de su colega de Wildwatching, comunicó la posición al guarda. «Gracias a eso se evitó una cacería que iba a hacerse al día siguiente, algo que sí habría resultado molesto para la osa», dice. González afirma haber pasado el día grabando a la osa «y ni vi dónde se puso el de Wildwatching, ni a nadie del Fapas, pero todo el tiempo estuvo un guarda asegurando la zona».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate