El Comercio

El tramo Doriga-Grado, cerrado nueve semanas a los camiones para arreglar un túnel mal hecho

A partir del lunes y durante un plazo estimado en nueve semanas los camiones tendrán prohibido circular por el tramo Grado-Doriga de la autovía del suroccidente (A-63) y se los desviará a la N-634 por el Alto de la Cabruñana. A los turismos se les permitirá seguir la ruta, aunque con limitaciones de velocidad y el tráfico desviado hacia uno solo de los dos túneles de El Fresno.

Estas medidas permitirán a los operarios de Harado de Construcciones y Nuicon ejecutar una reforma en el propio túnel, que viene dando problemas desde que el tramo se pusiera en servicio, en julio de 2010. Cuatro años tardó Acciona en materializar este segmento de cuatro kilómetros, obra que costó al Ministerio de Fomento 80 millones. Tres meses después del estreno, «se apreciaron las primeras filtraciones y grietas en el túnel», reconoce el proyecto técnico. En febrero de 2011 hubo un abombamiento del firme. Las grietas empeoraron en 2012 y en 2013 se detectaron filtraciones en uno de los emboquilles. Las limpiezas de canalizaciones y arquetas desde entonces se manifestaron insuficientes. El agua es abundante y arrastra materiales calcáreos. Remediar el problema exige ahora de la inserción de drenes californianos (tuberías muy finas) en las paredes de ambos túneles, en un tramo de 400 metros, lo que supone casi la mitad del paso subterráneo.

Los tubos evacuarán el agua para que deje de filtrarse a través del hormigón y cargar las paredes. El tiempo transcurrido desde la inauguración impide repercutir la reparación al constructor original. Fomento tiene adjudicada la obra en 306.700 euros.

Por otra parte el Consejo de Ministros autorizó ayer la celebración del contrato de conservación de las carreteras estatales en el Occidente. El encargo se ofertará a 24 millones, para un periodo de trabajos de cuatro años.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate