El Comercio

Cien cámaras de seguridad vigilarán el HUCA

Una persona, en el control de seguridad.
Una persona, en el control de seguridad. / MARIO ROJAS
  • El hospital instala dispositivos de control en sus edificios para evitar robos y prevenir situaciones de riesgo en zonas sensibles como partos, urgencias, farmacia y medicina nuclear

Cien cámaras vigilarán el HUCA por dentro y por fuera. El hospital ha decidido dotar a sus amplias instalaciones de un sistema de videocontrol para vigilar los puntos más calientes y sensibles de sus edificios. Desde consultas externas hasta hospitalización pasando incluso por los parking y las cafeterías. Se trata de un ambicioso plan de seguridad cuyo desarrollo estaba pendiente desde la apertura del recinto, en junio de 2014. Hasta el momento, el control de las amplias instalaciones se ceñía a la presencia de tres guardas jurado en el turno de mañana, otros tres de tarde y dos por la noche. Dicha actuación se entendía insuficiente para atender a las necesidades de seguridad que plantea un hospital de las dimensiones y complejidad del HUCA, con material, zonas y actividad altamente sensibles.

La medida tiene un coste de 42.000 euros y busca incrementar la seguridad en un recinto que ocupa 200.000 metros cuadrados de superficie. De esta forma, el HUCA intenta dar respuesta, entre otros aspectos, a unos hechos que dispararon todas las alarmas en noviembre del pasado año, cuando la Guardia Civil detuvo a tres miembros de una banda por perpetrar robos de consideración en el interior del centro hospitalario.

Una cámara vigila una de las estancias de espera del hospital.

Una cámara vigila una de las estancias de espera del hospital. / MARIO ROJAS

El hospital ha diseñado cien puntos de especial sensibilidad. Desde todo lo que tiene que ver con la circulación de personas, entre ellos los accesos generales (La Cadellada tiene 14 entradas), pasillos, salas de espera, entrada y salida de ascensores, cafetería y parking, hasta áreas más comprometidas como Neonatología, UCI pediátrica, Partos, Farmacia, Medicina Nuclear, Radioterapia, Quirófanos y Urgencias. Especial mención merecen los vestuarios, donde los trabajadores denunciaron a lo largo de estos tres años una sucesión de robos en las taquillas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate