El Comercio

Nueve de las diez mejores notas de la primera EBAU las consiguieron chicas

fotogalería

Llara Almajano. / CITOULA

  • El 9,95 de la gijonesa Llara Almajano le garantiza el acceso al doble grado de Matemáticas y Física en la Universidad de Oviedo

Es alumna del Corazón de María. Tiene 17 años. Se llama Llara Almajano y desde el jueves puede presumir de tener la mejor nota de la primera EBAU de Asturias: un 9,95. Una calificación que le abre de par en par la puerta del doble grado de Matemáticas y Física que, en septiembre, cursará en la Universidad de Oviedo. «Tiene muy buena fama en general y la tengo bastante cerca de casa», cuenta esta gijonesa, hija única, que además de buena estudiante es una amante del deporte, los idiomas, la escritura y la lectura, y que también dedica parte de su tiempo a labores sociales como miembro de Rotaract Asturias, la división joven del Rotary Club.

«Me encanta hacer muchísimas cosas. No paro quieta», asegura tras confirmar lo que ya otros en su lugar han confesado año tras año al lograr la nota más alta de las pruebas de acceso a la universidad: que la clave es la organización. «Así te da tiempo a hacer de todo». Ella no ha dejado de salir con sus amigos ni en época de exámenes. Ni de acudir a la academia de inglés ni de ir a entrenar con el equipo de hockey del Codema al que se incorporó el curso pasado después de abandonar el balonmano «porque varias de las que habían sido mis compañeras lo dejaron y también porque me encanta probar cosas nuevas».

De la que ha sido la primera Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU), esta alumna que concluyó el Bachillerato en la modalidad biosanitaria con un 10 de nota media –«este curso fuimos tres o cuatro los alumnos del Codema con esa nota. Sin duda fue un buen año»– asegura que no fue para tanto. Sobre todo si, como ella, se ha trabajado duro a lo largo de todo el curso.

Dice Natalia Cuervo, alumna del IES Astures de Lugones que aún se debate entre estudiar Química o Biotecnología en la Universidad de Oviedo, que se esperaba que esta nueva modalidad de la selectividad fuera «más complicada en general». A Raquel Santos-Juanes, del IES Posada de Llanera y futura alumna de la facultad de Medicina de Oviedo, la sensación que le queda es que «se asemejó bastante a los exámenes de la PAU de años anteriores»

Eso sí, Almajano reconoce que, como todos, «iba con bastante miedo por Historia de España. Era mucha materia y podía caer cualquier cosa. No te miento si te digo que fue la asignatura a la que más tiempo de estudio dediqué». Obtuvo un 9,5. Se da la circunstancia de que al menos tres de los diez mejores alumnos de la EBAU consiguieron un 10 en Historia. Es el caso de la ovetense Laura Zaldívar, la mierense Carlota Losa o la llanerense Raquel Santos-Juanes, quien reconoce que «me lo preparé un montón».

El único varón

En esta edición de la selectividad el porcentaje de aprobados fue del 92,47% y se da la curiosidad de que los diez puestos de cabeza los copan las féminas. El único chico que ha conseguido colarse en ese club de ‘magníficos’ de la primera EBAU es el ovetense Juan Carlos Aller, alumno de las Teresianas, que «tenía claro desde el principio» que su destino estaba en la Universidad Carlos III de Madrid, donde –ahora que sabe que su 9,87 le garantiza el acceso– se matriculará en Derecho y Estudios Internacionales en bilingüe.

fotogalería

Julia García Pado, Celia Álvarez Martín, Juan Carlos Aller Escudero, Laura Zaldibar Lobato y Natalia Cuervo López, cinco de los mejoras notas de la EBAU, ayer, en Oviedo. / Álex Piña

Si en cuestión de género los diez primeros puestos los dominan las chicas, atendiendo al tipo de enseñanza de la que proceden se aprecia un ligero dominio de los centros privados o concertados sobre los públicos: siete frente a tres.

La mayoría, en Oviedo

Y al menos seis de ellos tienen claro que su futuro más inmediato pasa por quedarse en Asturias, en la Universidad de Oviedo. Medicina, Derecho o Biotecnología son algunas de las carreras en las que se van a matricular. La ovetense Julia García Prado aún tiene que decidir si cursará Medicina en la Complutense o en la capital asturiana. La Universidad Carlos III es donde también quiere estudiar Derecho y Relaciones Internacionales la ovetense Celia Álvarez. Jiaru Zhu, estudiante del Colegio Internacional Meres y que reside en Gijón desea estudiar Ingeniería Industrial y Desarrollo del Producto en la Universidad Politécnica de Madrid. Su hermana gemela Jiaxin también se encuentra entre los mejores alumnos de esta primera EBAU en Asturias. Logró un 9,6, al igual que la canguesa Raquel Suárez Gago, otra de las alumnas con mejor nota en la EBAU y de las medias más altas de Asturias, que cursará Periodismo y Humanidades en la Universidad Carlos III.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate