El Comercio

36 grados, afluencia masiva a las playas y los primeros rescates

  • Ibias vuelve a marcar la máxima de la región, con 36 grados a las cinco de la tarde

Desde el sábado la región saborea un anticipo de esos rigores, con termómetros en continuo ascenso, una situación que se prolongará al menos hasta el miércoles.

En la red oficial de Aemet ayer la máxima, de nuevo, la marcó San Antolín de Ibias, con 36 grados a las cinco de la tarde, lo que bate su registro del pasado 24 de mayo y supone la temperatura más alta anotada en la región en lo que va de año.

El suroccidente y las zonas de cordillera fueron las que más sofocos pasaron ayer, animando a refrescarse en el río, si el bajo caudal presente en la mayoría de afluentes lo permitía. En la zona central y el litoral se experimentó el mismo escenario –cielos despejados y sol radiante– aunque con distintos sudores. Oviedo por ejemplo alcanzó los 30,3 grados, y mientras Gijón yAvilés se echaban a las playas a 28,8 y 27,1 grados respectivamente, Llanes tenía que contentarse con 23.

Esto ha provocado que la afluencia a las playas fuese masiva durante todo el domingo. La nota negativa son los cuatro rescates, sin más consecuencias, eso sí, que tuvo que realizar Salvamento. Uno fue múltiple, tres personas, una con colchoneta y otra con tabla de bodyboard sin aletas, que se bañaban a la altura de la escalera número nueve del paseo de Salinas, fuera de la zona de baños. No conseguían salir del agua por sus propios medios y fueron rescatados a nado por varios socorristas, sin que fuese necesaria la intervención del equipo médico trasladado en una ambulancia.

El otro rescate se materializó en Bahínas, un submarinista a pulmón libre que, al igual que los bañistas, no era capaz de alcanzar la orilla. De igual forma, fue sacado a tierra por personal de Salvamento.

La víspera, los socorristas habían rescatado a última hora de la tarde a un bañista en apuros en la playa de San Juan, que según advierte Salvamento se ha vuelto especialmente peligrosa en marea baja como consecuencia de las corrientes y los pozos. Una vez en la arena fue atendido por el personal sanitario de una ambulancia, sin que presentase signos de haber sufrido males mayores. Con los cuatro de ayer, el número de rescates se eleva a ocho.

Fue el primer domingo del año con temperaturas veraniegas. La estación meteorológica del Aeropuerto registró una máxima de 27,1 grados y una velocidad del viento de 21 kilómetros por hora con rachas de 39. Según la Agencia Estatal de Meteorología el mercurio volverá a alcanzar hoy los 27 grados y el viento, del componente norte, amainará hasta los diez kilómetros por hora.

Salvamento izó ayer la bandera amarilla en todas las playas de Castrillón.

Respecto a la previsión meteorológica, ésta a invita a continuar con las jornadas playeras. Mañana lunes los termómetros estarán un poco más altos que los del domingo, sobre todo, en zonas de la mitad oriental de la costa, y en el centro. Atención a las temperaturas de la madrugada del lunes al martes puesto que habrá localidades en las que no, seguramente, no bajen de los 19 o 20 ºC.

En cuanto al estado de los cielos, se esperan cielos poco nubosos aunque con aumento de nubosidad de evolución diurna en la cordillera que podría generar chubascos de origen tormentoso en zonas de montaña y otros muchos puntos del interior asturiano.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate