El Comercio

El calor sigue asfixiando Asturias

fotogalería

Gijón. San Lorenzo registró una buena entrada de bañistas. / PURIFICACIÓN CITOULA

  • Ibias volvía a marcar este domingo la máxima de la región, con 36 grados a las cinco de la tarde, en el día más caluroso del año

  • La Aemet calcula que el verano será más caluroso de lo normal

Quedan dos días para que comience oficialmente el verano, pero la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya tiene echados sus cálculos. Cruzando los últimos registros y los modelos de sus expertos, han llegado a la conclusión de que hay un 50% de probabilidades de que los mercurios estén más dilatados de lo normal en todo el país. Para Asturias, 'lo normal' es que la temperatura media oscile entre los 17,7 y los 18,4 grados, según la estadística acumulada entre los años 1981 y 2010. Los cálculos de los meteorólogos conceden un 25% de opciones a que los registros repitan esos promedios, e idéntica posibilidad de que el estío venga frío.

Desde el sábado la región saborea un anticipo de esos rigores, con termómetros en continuo ascenso, una situación que se prolongará al menos hasta el miércoles. Para este lunes la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé en Asturias cielo poco nuboso o despejado, con chubascos y tormentas ocasionales. Las temperaturas mínimas sin cambios o con ascensos locales y las máximas continuarán en ascenso en el litoral, en descenso en la Cordillera y sin cambios en el resto.

En la red oficial de Aemet ayer la máxima, de nuevo, la marcó San Antolín de Ibias, con 36 grados a las cinco de la tarde, lo que bate su registro del pasado 24 de mayo y supone la temperatura más alta anotada en la región en lo que va de año.

El suroccidente y las zonas de cordillera fueron las que más sofocos pasaron ayer, animando a refrescarse en el río, si el bajo caudal presente en la mayoría de afluentes lo permitía. En la zona central y el litoral se experimentó el mismo escenario -cielos despejados y sol radiante- aunque con distintos sudores. Oviedo por ejemplo alcanzó los 30,3 grados, y mientras Gijón y Avilés se echaban a las playas a 28,8 y 27,1 grados respectivamente, Llanes tenía que contentarse con 23.

Fue una jornada propicia para el chapuzón playero, lo que incrementó la presión sobre las carreteras. Una colisión por alcance entre dos vehículos en la autovía del Cantábrico (A-8) alrededor de las siete y media de la tarde en el carril izquierdo en sentido Gijón desembocó en importantes retenciones en Villaviciosa. El siniestro se libró sin importantes consecuencias, pero bastó para generar hasta diez kilómetros de retenciones durante un par de horas.

En la 'Y', en el tramo Avilés-Serín la calzada sentido a Oviedo o Gijón presentó también kilómetro y medio de tráfico lento al final del día.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate