El Comercio

La sidra con denominación de origen y la de manzana seleccionada se unen

  • El Consejo Regulador de la bebida elaborada con frutos exclusivamente asturianos presenta mañana la decimoquinta cosecha que controla

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias presentará mañana el caldo elaborado con manzana de 2016, que es la decimoquinta cosecha que controla. Todo apunta a que el mismo acto servirá para anunciar la integración en la denominación de origen de los cuatro lagares adscritos a la marca Sidra de Manzana Seleccionada: Trabanco, Peñón, Foncueva y Muñiz.

Responsables de dicha marca ya admitieron el pasado mayo, cuando presentaron la última cosecha, que las negociaciones estaban muy avanzadas, y en la misma oportunidad quedó patente el deseo de la Administración regional de dar un impulso a la sidra en un marco de unión.

En cualquier caso, los caldos elaborados con manzana de 2016 seguirán estando diferenciados. La razón es que, como es natural, el Consejo Regulador controla las pomaradas destinadas a abastecer la denominación de origen y es imposible hacer eso con carácter retroactivo. El cambio, si se confirma, empezará a notarse en la cosecha de 2017, que ya está en camino.

Según informaron a este periódico fuentes próximas a la negociación, se trata de que los cuatro lagares ya citados se integren en la Denominación de Origen Protegida, cosa que hasta ahora no hicieron, sin perjuicio de que puedan mantener en su etiquetado particular el símbolo de la marca Sidra de Manzana Seleccionada. En la Denominación de Origen Protegida, el etiquetado común es la tirilla que garantiza el control efectuado por el Consejo Regulador, pero cada lagar utiliza, además, su propia etiqueta y, si lo desea, contraetiqueta, que es donde podría mantenerse el logotipo utilizado hasta ahora por la marca de calidad diferenciada.

La mayor dificultad para cerrar el acuerdo, incluso cuando ya todos daban por hecho que el resultado sería positivo, era más compleja que la utilización de una etiqueta más o menos, o la ampliación de los controles de producción.

El problema vino dado porque el Consejo Regulador, igual que ocurre con otros homólogos, sólo ampara caldos elaborados con determinadas variedades de fruta, mientras que los elaboradores de Sidra de Manzana Seleccionada vienen utilizando para su marca algunas otras variedades que consideran tan idóneas y asturianas como la que más para fabricar sidra.

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que el consumo de sidra natural en Asturias supera con holgura la producción de manzana asturiana, lo que significa que una parte importante de la fabricación depende de las importaciones. Asimismo, lagares adscritos a la Denominación de Origen Protegida, actualmente 21, pueden dedicar sólo una parte de su producción a esa marca.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate