El Comercio

Los sindicatos rechazan que los docentes jubilados puedan colaborar gratis con los centros

  • Tildan de «ocurrencia» la propuesta de Educación y señalan que lo que se necesita es una mayor inversión en personal

El anuncio lo realizó el consejero de Educación el sábado, antes de participar en un acto de homenaje a los jubilados de la educación pública: el Principado está elaborando una resolución para que, el próximo curso, los docentes que concluyan su vida laboral puedan seguir colaborando con los centros educativos o los Centros de Profesorado y Recursos (CPR). Eso sí, sería de forma voluntaria y sin contraprestación económica. La idea ha cosechado el rechazo generalizado de los sindicatos educativos. Anpe, Suatea y FeSP-UGT se desmarcaron ayer de una propuesta que tildaron de «ocurrencia» por considerar que lo que se pretende obtener con ella es «mano de obra barata». Lo hicieron además entre críticas a las condiciones laborales en las que se mantiene al profesorado en activo y a los reiterados incumplimientos por parte de la Administración, al tiempo que instaron a la consejería a aumentar las plantillas actuales y adoptar medidas para volver al escenario anterior a los recortes.

«¿Realmente alguien ha ideado que la solución para unas plantillas envejecidas e inestables, con un 50% de docentes con más de cincuenta años de edad y con tasas de interinidad cercanas al 30% son las peonadas gratis de quienes se han jubilado merecidamente tras décadas de servicio público?», se preguntó Gumersindo Rodríguez. El presidente de Anpe recordó que ya en la actualidad los profesores que así lo deseen pueden ampliar su vida laboral, «cobrando», hasta los 70 años pero que la mayoría lo rechaza. «No soportan ni un día más el deterioro de la enseñanza, los vaivenes políticos, la merma de la excelencia, la falta de respeto al profesorado y la conflictividad en las aulas», argumentó. Rodríguez ve más eficaz «seguir el ejemplo de otras comunidades y cumplir con el artículo 105 de la LOE», por el que los profesores en activo de más edad tienen derecho a una reducción de jornada sin merma retributiva para dedicar su tiempo a tutorizar a los nuevos docentes, elaborar materiales didácticos y llevar a cabo actividades como talleres de lectura.

En el sindicato Suatea, Enma Rodríguez consideró que el reconocimiento del consejero al talento de los profesores jubilados debería extenderse también a la figura de los interinos, «defendiendo su estabilidad y aprovechando su experiencia docente». Y recriminó a Alonso que, hasta el momento, haya ignorado las demandas de la Junta de Personal para reducir los periodos lectivos y contratar personal para llevar a cabo tareas burocráticas. Por su parte, Emilia Alonso, de FeSP-UGT reprochó que cualquier tarea que realicen los docentes jubilados «podría ser desempeñada por otro trabajador al que sí habría que pagar».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate