El Comercio

El IES Galileo Galilei de Navia gana la fase nacional del VII Concurso de experimentos

fotogalería

Los ganadores: Nuria Pérez, Rodrigo Tudanca, Ángela Pertierra y Lucía López, con sus diplomas junto a su tutor, Roberto Manín. / PABLO LORENZANA

  • El jurado ha considerado que el proyecto ‘Cálculo mental’ presentado por Lucía López, Ángela Pertierra, Nuria Pérez y Rodrigo Tudanca merecía el primer premio, y los mil euros que lleva aparejados

Lo lograron el año pasado, en la categoría de tercero y cuarto de la ESO, y lo han vuelto a hacer. Cuatro alumnos de primero de Bachillerato del IES Galileo Galilei de Navia han conseguido imponerse en la fase nacional del VII Concurso ‘Incubadora de Sondeos y Experimentos’ que, por primera vez, se celebraba en la ciudad de Oviedo con la participación de equipos de doce comunidades autónomas. El jurado consideró que el proyecto ‘Cálculo mental’ presentado por Lucía López -de la modalidad de Humanidades-, Ángela Pertierra -Ciencias Sociales-, Nuria Pérez y Rodrigo Tudanca -ambos alumnos del Bachillerato Tecnológico- merecía el primer premio, y los mil euros que éste lleva aparejados.

A medida que transcurría el acto de entrega de premios en el Paraninfo del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo aumentaban los nervios y el temor de Roberto Manín, el tutor de los chavales, de que Asturias se fuera de vacío. Por eso, cuando el catedrático y miembro de la Sociedad Española de Estadística Jesús López Fidalgo desveló el centro ganador, respiró aliviado.

Junto con sus alumnos, Manín ha venido trabajando en los últimos meses en un proyecto que recurrió a dos videojuegos para conocer las destrezas en cálculo mental de una amplia muestra de población. Porque, aprovechando la Feria de la Ciencia del IES Galileo Galilei, invitaron a participar a compañeros, padres y hasta abuelos. Lo que les proponían era poner a prueba su agilidad mental tratando de acertar si las operaciones matemáticas que les planteaban eran correctas o no. Para ello, tenían que pulsar un botón verde o rojo de una consola «al estilo de los años 80 que ellos mismos diseñaron, construyeron y tunearon con una carcasa de un VHS al que metieron todo el cableado y la programación». También se les pedían datos relativos a su edad y sexo.

El otro videojuego, grupal, se utilizó en las aulas, desde primero de la ESO hasta segundo de Bachillerato. A partir de una serie de perritos que iban entrando y saliendo a la vez de una caseta, los alumnos tenían que contar cuántos había dentro. «Había diez niveles de dificultad y lo que hacíamos era ver hasta qué nivel llegaban o cuántos niveles consecutivos eran capaces de superar para comparar los resultados», explicó Manín.

La conclusión tras analizar los resultados de ambas pruebas fue los chicos eran «ligeramente» superiores en cálculo mental que las chicas, «aunque la diferencia no llegó a ser significativa. No nos atrevemos a decir que haya una diferencia por sexos», puntualiza el profesor. Lo que sí apreciaron fue que «las mujeres son más reflexivas, tienen un menor índice de fallos pero menos intentos». Ellos, en cambio, «son más impulsivos y dan la respuesta aunque se equivoquen. Les da igual, lo que quieren es seguir avanzando».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate