Muere una mujer en un choque frontal en un punto negro viario de Mieres

Las dos furgonetas siniestradas en el choque. A la derecha, el cuerpo de la víctima.
Las dos furgonetas siniestradas en el choque. A la derecha, el cuerpo de la víctima. / JESÚS MANUEL PARDO

El siniestro entre dos furgonetas en el corredor del Aller deja también un saldo de dos heridos, uno de ellos grave, y largas colas durante una hora

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Una mujer falleció ayer, prácticamente en el acto, en un brutal choque frontal entre dos furgonetas en el corredor del Aller (la AS-112), carretera de titularidad regional, en Mieres. La fallecida era la conductora de uno de los vehículos implicados, de unos 60 años de edad y vecina mierense. Regresaba del mercado de Cabañaquinta, donde tenía un puesto. El siniestro se produjo poco antes de las dos menos cuarto de la tarde a la altura del punto kilométrico 2, próximo al poblado minero de Bustiello, entre las poblaciones de Ujo y Caborana, en el límite con Aller. El acompañante de la víctima mortal, un varón de 64 años, presentaba, a expensas de más pruebas y hasta nueva valoración médica, traumatismo torácico con un pronóstico reservado. Fue trasladado en una UVI móvil al hospital Álvarez-Buylla. El otro herido, el conductor del segundo vehículo accidentado, es un varón de 33 años; fue evacuado en una ambulancia de soporte vital básico con varias contusiones. Su pronóstico es leve. Este tramo de la carretera está señalizado como un punto negro en la red viaria por su alta siniestralidad.

Según datos facilitados por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), la víctima mortal, tras recibir la correspondiente autorización, tuvo que ser excarcelada del interior del vehículo por efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) con base en el cercano parque de Mieres. La Guardia Civil se hizo cargo de los trámites para proceder al levantamiento del cadáver.

«No sé qué pasó»

El conductor de la segunda furgoneta, quien sufre las heridas más leves, recibió un fuerte impacto en la muñeca además de contar con otro tipo de contusiones. No obstante, estuvo consciente en todo momento. Es un joven de la vecina provincia de León; conducía el vehículo de una empresa especializada en la fabricación, instalación y mantenimiento de estaciones de trabajo para la transformación de chapa, con sede en la localidad de Sabero, en la que trabaja. Desde la propia compañía se indicó que el empleado se desplazó hasta Asturias a realizar una tarea de mantenimiento de los equipamientos que comercializa y que ya se disponía a regresar a León. «Fue él quien llamó a las oficinas para informar de lo ocurrido y dijo que, salvo por las magulladoras por el golpe, se encuentra bien». También indicó que se estaba muy nervioso por la situación vivida y que «no sabe cómo pudo ocurrir» el choque entre los vehículos, que fue de repente y que no encuentra explicación alguna a lo ocurrido.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó también una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Aller y dos agentes en moto de Tráfico, quienes dirigieron la circulación por una vía alternativa -la denominada como la carretera vieja-, ya que los vehículos siniestrados ocupaban toda la calzada. Se registraron largas colas en ambos sentidos de la AS-112. Fuentes de la Benemérita informaron de que la normalidad se recuperó poco después de las cuatro de la tarde.

Alta siniestralidad

Fue en 2010 cuando el Principado señalizó como tramo de concentración de accidentes el trayecto del corredor del Aller desde Bustiello hasta Valdefarrucos. Y es que esta calzada es ya tristemente conocida entre los usuarios de la zona por ser el escenario de varios incidentes. Este punto negro se extiende durante casi kilómetro y medio hasta el límite con el concejo allerano. La Dirección General de Carreteras del Principado decidió incluir este recorrido como uno de los puntos de riesgo de sufrir un accidente en la red de carreteras autonómicas.

Este tramo cuenta con varias curvas y escasa visibilidad; cuenta con una línea continua, por lo que está prohibido el adelantamiento. Además, hay un semáforo que se cierra cuando se supera la velocidad máxima es de 60 kilómetros por hora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos