El acusado de intentar matar a su expareja en Cudillero dice que iba a por el novio de ésta

La denunciante, con gorro azul, se abraza a una de las manifestantes que se concentraron a la puerta del juzgado. /HUGO ÁLVAREZ.
La denunciante, con gorro azul, se abraza a una de las manifestantes que se concentraron a la puerta del juzgado. / HUGO ÁLVAREZ.

Se desplazó desde Guadalajara, su lugar de residencia en aquel momento, a Asturias con la intención de acabar con su vida, después de haber recibido unos mensajes de éste en los que decía que iba a darle «una paliza»

EFE

El acusado de intentar matar a su ex pareja en Cudillero, J.M.G.S., para el que la Fiscalía y la acusación particular piden 12 años y 9 meses de prisión, ha declarado hoy que "nunca" tuvo intención de hacerle daño a la mujer, y que en el momento de su detención iba a "acabar" con la persona con la que ella mantenía una relación en aquel momento.

J.M.G.S ha manifestado que el 22 de agosto fue a buscar a su expareja, L.R.R., al camping de Cudillero en el que trabajaba para tratar de retomar la relación que ella había decidido finalizar anteriormente, y que cinco días más tarde se desplazó desde Guadalajara, su lugar de residencia en aquel momento, a Asturias con la intención de acabar con dicho individuo, después de haber recibido unos mensajes de éste en los que decía que iba a darle "una paliza".

El acusado ha negado haberle dicho a la mujer que era suya o de nadie, así como haber amenazado a los padres y al hijo de ésta, aunque ha reconocido que envió el mensaje que rezaba "vas a morir" porque pensaba que era el móvil del hombre, no el de su ex pareja.

Sobre las declaraciones realizadas ante la Guardia Civil en el momento de su detención, en las que reconocía que iba a matarla, ha asegurado que mintió para entrar en la cárcel, ya que estaba pasando una "mala época" y abusaba del alcohol y de las drogas, y ha añadido que en el mismo momento de su detención estaba bajo los efectos de estas sustancias, ya se había gastado "200 euros en cerveza y speed".

Por su parte, la mujer ha declarado que decidió poner fin a su relación con J.M.G.S. debido a su "agresividad" y "ataques de ira", que hacían imposible la convivencia, y que decidió poner una denuncia el día 26 de agosto, un día antes de que el acusado volviese a Asturias, tras el acoso que recibía, ya que le enviaba "80 o 90 mensajes diarios" en los que amenazaba a ella y a su familia.

Además, ha negado que en aquel momento tuviese otra pareja, alegando que era él el que estaba "obsesionado" con que mantenía una relación con otra persona, ya que era "muy celoso", y ha apuntado que durante su relación, de dos años y dos meses nunca fue "consumidor habitual" de drogas.

La madre de la denunciante ha declarado que descubrió que el acusado había vuelto a Asturias al encontrárselo en un tren en Avilés, de donde consiguió echarle antes de que arrancase, y que posteriormente llamó al 112, a la Policía Local y a la Guardia Civil, para alertar de la presencia del individuo.

Los agentes de Policía Local que se dirigieron a la estación de tren tras la llamada de la madre de la víctima, y que en el cacheo le incautaron un cuchillo de 12,5 cm de hoja, han ratificado la versión de la madre, que negó que el acusado estuviese bajo los efectos de estupefacientes, y han descartado que estuviese borracho en el momento de su inspección.

En dependencias policiales, le notificaron que tenía una orden de alejamiento y le dejaron irse, ya que no estaba detenido, pero los agentes se percataron que se dirigía a la estación de tren nuevamente, por lo que avisaron a la Guardia Civil de que el individuo podría tener la intención de ir en busca de su ex pareja.

La Guardia Civil, que había puesto en marcha un dispositivo especial de vigilancia a la víctima porque existía "riesgo extremo", envió a cuatro agentes al lugar de trabajo de la mujer, donde se escondieron y detuvieron al acusado cuando se disponía a entrar en el camping.

Todos los agentes han coincidido en que J.M.G.S. se mostró "frío" y "decidido" a acabar con la vida de la mujer, ya que nada más ser detenido el acusado declaró que habían evitado "una desgracia" y que cuando saliese de la cárcel iba a matarla a ella y a "quien se pusiese por delante", algo que reiteró en el atestado, han manifestado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos