Adiós a un maestro de juristas

Fallece a los 90 años Aurelio Menéndez, exministro y preceptor del rey Felipe VI

Aurelio Menéndez./J. PETEIRO
Aurelio Menéndez. / J. PETEIRO
MARCOS MORO

El prestigioso jurista y exministro asturiano Aurelio Menéndez Menéndezfalleció ayer a los 90 años en el Hospital San Francisco de Asís de Madrid. Nacido en Gijón el 1 de mayo de 1927, estaba considerado uno de los máximos expertos españoles en el ámbito del Derecho Mercantil y de Sociedades, temática sobre la que llegó a escribir varios libros y trabajos de investigación y dirigido numerosas tesis doctorales.

El fallecido deja una abundante bibliografía con obras de referencia en materia de derecho y economía como ‘El registro mercantil’ (1975) o un ‘Código de comercio y reforma de la legislación mercantil de 1979’, además de numerosas publicaciones sobre materias en las que ejerció su magisterio e influencia. Además de haber sido una de las más ilustres figuras del panorama académico y jurídico español, desarrolló un papel muy activo en la vida política española, en la que llegó a desempeñar el cargo de ministro de Educación y Ciencia entre 1976 y 1977, en plena Transición española. Participó en esos años cruciales en el proceso de la Reforma Política y en la legalización del Partido Comunista de España (PCE) de la mano de dos políticos a los que admiraba: Torcuato Fernández-Miranda y Adolfo Suárez.

Noticias relacionadas

También ejerció durante unos meses como magistrado del Tribunal Constitucional en 1980. Asimismo, fue miembro del Consejo de Estado de 1992 a 2006 y presidente de la Sección de Derecho Mercantil de la Comisión General de Codificación de 1978 a 2006.

Su formación académica se inició en la Universidad de Oviedo, donde culminó los estudios de Derecho con el Premio Extraordinario de 1949. Obtuvo el doctorado por la Universidad Central de Madrid en 1953. Era, además, catedrático de Derecho Mercantil desde 1957.

Pero la relación de Menéndez con la vida académica también le llevó a ser decano (y más tarde decano honorífico) de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid. Desarrolló su labor docente también en las universidades de Santiago de Compostela, Salamanca y Oviedo.

Con la fundación del bufete Uría Menéndez junto al abogado asturiano Rodrigo Uría González inició ya en los años 40 del pasado siglo una influyente carrera en el ámbito privado. Una carrera que consolidó una firma que en la actualidad emplea a más de 500 abogados en Europa, América y Asia, respaldados por una importante cartera de empresas internacionales. Hasta su fallecimiento ayer, Aurelio Menéndez desarrollaba su labor en la oficina de Madrid del bufete internacional como presidente de honor.

Además de su implicación en la vida política de España, en la década de los 90 también estuvo ligado a la Casa del Rey y participó, de forma activa, en la formación universitaria del rey Felipe VI como preceptor suyo. Cuando éste todavía era Príncipe de Asturias fue su profesor de Derecho Mercantil y tutor.

Menéndez fue también quien recomendó a Jaime Alfonsín (exabogado de Uría) para ocupar el puesto de secretario del actual Rey de España. Alfonsín se mantiene desde 1995 al lado de don Felipe como uno de sus hombres de confianza.

En el año 2011, el hoy Rey Emérito le reconoció ese servicio al Estado implicándose en la educación de Felipe de Borbón. Juan Carlos I le otorgó al veterano jurista el título nobiliario de Marqués de Ibias, en reconocimiento a su larga trayectoria en el ámbito de la docencia universitaria y las ciencias jurídicas. Aurelio Menéndez mantenía estrechos vínculos con Ibias y Degaña, la tierra de sus antepasados. Su madre era natural de Sisterna (Ibias) y su padre, de Tablado, en el vecino municipio de Degaña). Ésas eran sus raíces en un concejo en el que el colegio de San Antolín de Ibias lleva en la actualidad su nombre.

Su dedicación le llevó a recibir el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1994 en su «condición indiscutible de maestro del Derecho Mercantil y la Economía», según recoge el acta del jurado. Pero este reconocimiento no fue el único que obtuvo a lo largo de su fecunda vida, donde también fue distinguido con el título de Hijo Predilecto de Gijón en 1994 y con la Medalla de Oro de Asturias en 2009. Aurelio Menéndez fue Medalla de Oro de la Universidad Autónoma de Madrid, doctor honoris causa por las universidades de Oviedo y Carlos III de Madrid, Premio Pelayo 1999 para Juristas de Reconocido Prestigio y también recibió la Manzana de Oro del Centro Asturiano de Madrid. Igualmente, estaba en posesión de las grandes cruces de Alfonso X El Sabio, Carlos III, Mérito Naval y San Raimundo de Peñafort.

Otro de los pilares de su existencia era la extensa familia que formó con su mujer Mercedes García Quintana, a cuyo lado pasó 63 años. Ella se fue una década antes que él, en agosto de 2007, y fue despedida en la parroquia de la Asunción. El matrimonio tuvo siete hijos y siempre volvía a veranear en la ciudad natal de ambos al piso que tenían en la avenida de Torcuato Fernández-Miranda, cerca del parque de Isabel la Católica.

Los restos mortales de Aurelio Menéndez se encuentran en el Tanatorio de Tres Cantos (Madrid). El padre Ángel, íntimo amigo del fallecido, oficiará hoy en la capital española un acto religioso en memoria del jurista. La previsión de la familia es oficiar mañana otro funeral de cuerpo presente en Gijón. Posteriormente, será enterrado en el panteón familiar de Ceares, donde reposan desde hace diez años los restos de su esposa Mercedes García Quintana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos